GENEALOGÍA DE LAS FAMILIAS CANCIO Y GARCÍA DE LEÁNIZ


mil

Genealogía de los Cancio del Palacio de Meredo y del Palacio de las Cuatro Torres de Castropol (en naranja) y de los García de Leániz. Y entronque de ambos linajes con los Villaamil del Palacio de las Nogueiras (en azul).



Familia Cancio de Meredo y Castropol

El sacerdote jesuíta Luis Alfonso Carballo, en su obra «Antigüedades y cosas memorables del Principado de Asturias» (publicada en 1695, aunque estaba ya terminada en 1613), afirma —part. 3ª. tit. 4º. fol. 387— que la familia Cancio tomó el apellido de la encomienda del castillo de Cancio (situado en el actual concejo de Negueira de Muñiz en la provincia de Lugo) y que más tarde el castillo pasó a su propiedad por foro. El primer ancestro conocido de los Cancio habría sido Gonzalo López de Cerredo cuyos hijos Nuño y Suero Gonzalez tuvieron respectivamente la encomienda de los castillos de Cancio y de Burón junto con el dominio feudal de las tierras correspondientes a cada uno de ellos. Nuño González habría tenido un hijo llamado Pedro Méndez de Cancio nacido en 1350, que heredó el castillo de Cancio y tomó su apellido del mismo.

La genealogía sobre los Cancio que se presenta a continuación procede de un antiguo documento familiar de época y autor desconocidos.

  • C-1. Diego Rodríguez de Cancio. Casado en primerras nupcias con Teresa Díaz y en segundas con María Fonso. Otorgó testamento el 30 de septiembre de 1519. Dueño del Palacio de los Rodríguez de Cancio de Meredo.

  • C-2. Vasco Rodríguez de Cancio.
  • C-3. Lope Rodríguez de Cancio. Casado en primerras nupcias con Mayor Álvarez de Villaamil y en segundas con María Ares. Otorgó testamento el 2 de febrero de 1590.
  • C-4. Macías Rodríguez de Cancio. Casado en primerras nupcias con María Méndez de Presno y en segundas con María Ares. Otorgó testamento el 25 de agosto de 1598.
  • C-5. Juan Rodríguez de Cancio. En algunos documentos consta como Juan Pardo de Cancio. Casado en primerras nupcias con María Núñez de Ron y en segundas con Isabel Sánchez Saavedra. Otorgó testamento el 11 de agosto de 1664.
  • C-6. Antonio Rodríguez de Cancio. Casado con Juana de Miranda y La Vega.

  • C-7. Lucas Rodríguez de Cancio y La Vega. Casado con María Castrillón y Moldes que aportó al matrimonio el Palacio de las Cuatro Torres de Castropol.
  • C-8. Juan Cancio y La Vega. Casado con María del Carmen Fernández Rico y Vilaamil. Hizo testamento el 5 de mayo de 1724.
  • C-9. Lucas Cancio y La Vega. Casado con Ana Miranda Lamas y Montenegro. Hizo testamento el 29 de septiembre de 1733. Tuvo al menos dos hijos:
    • José Benito, heredó el mayorazgo.
    • Juan Fernando, casado con Rosa María Rico Villademoros. Hizo testamento el 30 de mayo de 1775.
  • C-10. José Benito Cancio y Miranda. Casado con María Jacinta Bermúdez Valledor. Hizo testamento el 11 de mayo de 1792.
  • C-11. Ramón Pedro Cancio Bermúdez. Casado con María Rosa Pérez Vilaamil. Su hija Antonia María se casó con Fernando Villaamil y Oviedo, dueño de la casa solariega de Villaamil.
  • C-12. Ramón María Cancio y Pérez Vilaamil. Casado con María Dolores Queipo de la Mesa y Lamas (1802-¿?).

María Dolores Queipo de la Mesa y Lamas.


  • C-13. José Benito Cancio y Queipo. Se casó con Luisa Menéndez de Luarca Argüelles, con quien tuvo siete hijos:
    • Justo, que murió soltero. 
    • María, casada con Joaquín Flórez de Sierra. Tuvieron dos hijas: Maria Luisa y María Dolores, Lola.
    • Juana, casada con Jesús Villaamil Lastra.
    • Saturno, ingeniero de montes. Casado con Maria Morenza. Tuvieron dos hijos: Germán —ingeniero de montes, catedrático de anatomía y fisiología vegetal en la Escuela de Ingenieros de Montes de Madrid— y Antonio —magistrado, que heredó el Palacio de las Cuatro Torres de Castropol—.
    • Eugenia, casada con Agustín Argüelles. Tuvieron un único hijo: José, Pepín, que falleció a los 9 años.
    • Teresa, casada con José Loriente, hermano de Vicente Loriente Acevedo. Tuvieron dos hijos: José, Pepe, —aviador, murió asesinado en el genocido de Paracuellos del Jarama— y Luisa —casada con el abogado Antonio Murias—.
    • Máximo. Abogado. Elegido diputado provincial en 1923 y alcalde de Castropol en 1931 por el Partido Reformista —partido liderado por Melquíades Álvarez en el que se había integrado el Partido Independiente de Castropol—.
 

José Benito Cancio y Queipo y Luisa Menéndez de Luarca Argüelles.

  • C-14. Juana Cancio Menéndez de Luarca (1861-1938). Residió toda su vida en el Palacio de las Cuatro Torres propiedad de su padre y más tarde de ella y sus hermanos.
    Se casó en 1889 con
    Jesús Villaamil Lastra (1841-1912), miembro del Partido Independiente de Castropol (1841-1912) de Vicente Loriente, partido reformista y regenerador que se opuso al régimen caciquil, nepotista y clientelista del Partido Conservador, al que Jesús logró derrotar electoralmente convirtiéndose en alcalde de Castropol entre 1909 y 1910.
    Juana y Jesús tuvieron seis 
    hijos:
    • Juan (1890-1890), fallecido a los 16 días de edad.
    • Lino (1893-1919), teniente de infantería fallecido en la guerra del Rif en Melusa (protectorado español de Marruecos) a los 26 años.
    • Luisa (1894-1970).
    • María Teresa (1898-1972).
    • José (1900-1909), familiarmente conocido como Pepín, fallecido de meningitis a los 9 años.
    • María Antonia (1902-1969).
    El fallecimiento temprano de sus tres hijos varones, unido al de su marido Jesús siendo sus hijas aún pequeñas, causaron un gran dolor y desamparo a Juana Cancio. Además nunca se encontró el cadáver de su hijo Lino.

Juana Cancio Menéndez de Luarca y Jesús Villaamil y Lastra.


Familia García de Leániz

La información sobre la familia García de Leániz procede principalmente de testimonios de María Teresa García de Diego Barber y de su padre Rafael García de Diego López (†), así como de la genealogía de su abuelo Vicente García de Diego publicada en 1977 por su tía María Dolores García de Diego López, Lolita (†). En cuanto a la información sobre los Barber y los Grondona, procede también de María Teresa García de Diego Barber, así como de testimonios de su madre María Teresa Barber Grondona (†) y de su tía Concepción Barber Delgado, Conchita (†).

  • GL-1. Juan García de Leániz (1505-¿?). Casado con Catalina de Gurtubay. Nació y vivió en Elorrio (Vizcaya), de donde fue alcalde.
  • GL-2. Juan García de Leániz (1538-1607). Nació y vivió en Elorrio. Se casó en 1562 con Jerónima de Urquizu y Helgueta (1538-1607), que era hija de María Ana Pérez de Urquizu (1526-¿?), con quien tuvo 6 hijos: Joan, María, Juan, Thomas, Diego y Ana.
  • GL-3. Juan García de Leániz (1565-¿?). Nació en Elorrio (Vizcaya), casado en primeras nupcias con Isabel N, con quien tuvo un hijo llamado Pedro, y en segundas en 1601 con con Juana Pérez, con quien tuvo los siguientes hijos: Juan, Pedro, Francisca, María y Manuel. Tras su matrimonio se trasladó a vivir a Otaiza de Barruntia (Álava).
  • GL-4. Juan García de Leániz (1604-1671). Nació en Otaiza de Barruntia (Álava), Se casó en 1634 con María Pérez de Gárayo y de Andueza. Fue maestro cantero. Se trasladó a vivir la ciudad de Soria.
  • GL-5. Baltasar García de Leániz (1644-¿? ). Nació en Otaiza de Barruntia (Álava). Se casó en Soria en 1660 con María Ruiz de Caravantes González, con quien tuvo los siguientes hijos: Baltasar, Juan y Domingo.
  • GL-6. Domingo García de Leániz (1675-¿?). Nació en Soria. Se casó en 1696 con Ángela García de Las Vegas Martialay, con quien tuvo los siguientes hijos: María Ángela, Juan, Manuela, Marcos, Domingo y Bernardo.
  • GL-7. Bernardo García de Leániz (1721-¿?). Nació en Soria. Se casó con María Vicente Beltrán y Salinas, con quien tuvo un único hijo: Vicente.
  • GL-8. Vicente García de Leániz y Vicente Beltrán (1757-1851). Nació en Soria. De profesión escribano y comerciante de lanas.
    Se casó en 1784 con Isabel Mateo Gutiérrez con quien tuvo tres hijos: Sandalio —fallecido a los pocos días de nacer—, Bonifacio y Eustaquio.
    Isabel falleció en 1802 dando a luz a Eustaquio. Y Vicente se casó de nuevo en 1805 con Manuela Alonso de Diego, también viuda, con quien tuvo otro hijo: Vicente.

    Durante la ocupación napoleónica, tuvo problemas con las nuevas autoridades afrancesadas, que se entrometían en sus negocios y le llamaban «el empecinado», por su resistencia a acatar su mandato. En marzo de 1812 es arrestado en su casa por las tropas francesas y hecho prisionero en el castillo de Soria, bajo la amenaza de matarle si el cerco de las tropas mandadas por el general español Durán hubiera tenido éxito. Se jugó la vida para avisar a la tropas españolas para que entraran en la ciudad para desalojar a los franceses. Entrada que no se produjo de inmediato, por lo que los franceses se incautaron de todos sus bienes.
    Liberada la ciudad de Soria en septiembre de 1812, en octubre del mismo año es nombrado primer alcalde constitucional de Soria. Y en 1813 es elegido diputado por dicha provincia en las cortes de Cádiz, ciudad a la que se desplaza para ejercer su cargo hasta la clausura de las cortes en septiembre de 1813. Fue él quien solicitó el traslado de las cortes a Madrid.

Monumento a las Cortes de 1812 en la ciudad de Cádiz. Vicente García de Leániz es el séptimo diputado de la lista de la derecha.


Vicente García de Leániz y Vicente Beltrán.


  • GL-9. Vicente García de Leániz Alonso (1806-1881). Abogado de los Reales Concejos. Casado con Manuela García de Piñera y Gutiérrez de Velarde (1810-1878) —que era sobrina del capitán de artillería Pedro Velarde, héroe del levantamiento del 2 de mayo de 1808 de la guerra de la Independencia—, con quien tuvo los siguientes hijos:  Vicente, Joaquina, Joaquín, Juan José y Sixto.
  • GL-10. Juan José García de Leániz y García de Piñera (1840-1911). Militar del ejército de Isabel II, luchó en las guerras carlistas y alcanzó el grado de general. Se casó con Cayetana de Diego Pascual, con quien tuvo varios hijos: Juan José, Jesús, Vicente, Joaquín, Eudardo, Rafael, Pilar y Paz.
    Hombre de fuerte carácter, dimitió de todos sus cargos militares ante la reina y se cambió sus apellidos a García García.

Juan José García de Leániz y García de Piñera.


  • GL-11. Vicente García de Diego (1878-1978). Nació en Vinuesa (Soria).
    Su padre, por entonces gobernador militar de la provincia de Soria, harto de sus continuas y cada vez peores travesuras infantiles y el desinterés por los estudios de él y de su hermano mayor Jesús, le pidió a su madre que le preparara ropa para los niños, para llevárselos a pasar el fin de semana a Vinuesa. La madre les preparó muda para un par de días. En lugar de ir a Vinuesa, les llevó a Vigo, les compró dos pasajes de ida y los envió solos en barco a Argentina a ganarse la vida. Tenían 12 y 14 años de edad.
    En Argentina, consiguió ahorrar para el pasaje de vuelta a España realizando trabajos físicamente duros. Jesús se quedó en Argentina, por lo que ambos hermanos nunca volvieron a verse. Durante el resto de sus vidas se intercambiaron correspondencia todas las semanas.
    Ya en España se centró en los estudios, cursó brillantemente el bachillerato y se licenció en Filosofía y Letras. Con tan solo 25 años de edad, obtuvo por oposición la cátedra de latín y castellano del instituto de Pontevedra.
    En 1901 se casó en Burgos con Eulalia López Mata, que era de Villarcayo (Burgos), con quien tuvo once hijos: Josefa, Pilar, Carmen, Vicente, María Luisa, Margarita, Jesús, Luis y Rafael.
    Más tarde se trasladó al instituto de Soria —donde entabló amistad con
    Antonio Machado, profesor de francés en el mismo instituto—, luego a Zaragoza, y definitivamente al instituto Cardenal Cisneros de Madrid, del que fue director. Desempeñó como profesor agregado de la Universidad algunos cursos de latín y de dialectología española.
    Desde 1926 fue académico de la Real Academia Española, ocupando la silla A, y después fue bibliotecario perpetuo de la misma. Fue director accidental de la Real Academia entre 1965 y 1968, por enfermedad de Ramón Menéndez Pidal. También fue académico correspondiente de las academias portuguesa, gallega y de varias americanas.
    Ha sido uno de los más importantes dialectólogos y etimologistas españoles.

Vicente García de Diego.


  • GL-12. Rafael García de Diego López (1921-2007). Pasó la Guerra Civil en Madrid, escondido —primero en los sótanos de una embajada extranjera y más tarde bajo un tejado expuesto a los bombardeos realizados por el ejército nacional— para evitar ser detenido y fusilado por los milicianos respublicanos. Más tarde estudió derecho y dirigió el departamento jurídico de Endesa, donde intervino en la construcción de las centrales térmicas de Compostilla (Cubillos del Sil, junto a Ponferrada, León) y As Pontes de García Rodríguez (La Coruña).
    Se casó con María Teresa Barber Grondona (1918-1997), con quien tuvo 6 hijos. María Teresa era hija del ingeniero de caminos Luis Barber Sánchez (1870-1938) —hijo de Alejandro Barber Pallarés (1842-1924)— y de Carmen Grondona Bandrés (¿?-1949) —hija del también ingeniero de caminos Emilio Grondona Pérez (1845-1920) y de María de la Concepción Bandrés Magallón (1855-1907)—. Los Grondona eran originarios de Génova, y los Barber provenían de Zaragoza.
    En 1904 Emilio Grondona dirigía la Jefatura de Obras Públicas de la provincia de Toledo, a la que fue destinado Luis Barber antes de conocer y casarse con Carmen, hija de Emilio Grondona.
    Emilio Grondona y Luis Barber participaron en el proyecto y construcción de la mayoría de las carreteras de la provincia de Toledo. También realizaron numerosas obras singulares en la provincia, entre las que destaca el puente de hierro de Talavera de la Reina, proyectado por Emilio Grondona y cuyas obras dirigió Luis Barber entre 1901 y 1908. En 1924 el ayuntamiento de Toledo aprobó ponerle el nombre de Luis Barber a una gran avenida de la ciudad. En 1926 Luis Barber fue nombrado jefe de Obras Públicas de la provincia de Toledo, y en 1936 fue ascendido a inspector general del cuerpo de ingenieros de caminos, canales y puertos. Cargo del que fue cesado unos pocos meses después, al iniciarse de la Guerra Civil, por el gobierno republicano.
    Luis Barber y Carmen Grondona tuvieron cuatro hijos: Luis, Enrique, María Teresa y José María.
    Una hermana de Carmen Grondona, Enriqueta (1892-1971), estaba casada con José Calvo Sotelo (1893-1936), diputado de la oposición que fue detenido ilegalmente y asesinado unos días antes del comienzo de la Guerra Civil por guardias de asalto y varios guardaespaldas del ministro del PSOE Indalecio Prieto.
    En los primeros meses de la Guerra Civil la ciudad de Toledo fue escenario de una
    persecución y un genocidio religioso y político perpetrado por los milicianos y las autoridades republicanas socialistas y comunistas. Entre el 22 de julio y el 27 de septiembre de 1936, sólo entre sacerdotes y religiosos de la diócesis toledana, fueron asesinadas 103 personas. El ingeniero de montes Emilio Grondona Bandrés y el notario Enrique Barber Grondona —hermano e hijo, respectivamente, de Carmen Grondona Bandrés— fueron fusilados en Toledo en los primeros meses de la guerra. Enrique murió al ser fusilado, y a Emilio le encontraron unas monjas tirado en la calle agonizando con un tiro en la cabeza pero aún vivo, y le trasladaron a un hospital en Madrid donde estuvo ingresado en estado muy grave. Cuando los milicianos republicanos le localizaron, entraron en el hospital, asesinaron de un tiro al médico sólo por el hecho de haberle atendido. Y a él le mataron tirándole por las escaleras del hospital. El motivo de tan crueles y ensañados asesinatos contra nuestra familia fue el mero hecho de ser parientes de José Calvo Sotelo.
    Luis Barber Grondona —hijo de Luis Barber Sánchez y de Carmen Grondona Bandrés, y hermano de María Teresa Barber Grondona—fue uno de los militares que se refugiaron en el Alcázar de Toledo tras el levantamiento militar. Gracias a testimonios familiares conocemos algunos hechos sobre su participación en la defensa del Alcázar:
    • Como teniente de ingenieros y jefe de transmisiones, Luis Barber estaba al mando de la centralita telefónica del Alcázar. Y fue él la única persona que escuchó a todos los interlocutores de los dos extremos del hilo telefónico en la conversación del coronel Moscardó con el socialista Cándido Cabello —autoproclamado jefe de las milicias de Toledo— y su hijo, en la que Cabello amenazó a Moscardó con asesinar a su hijo si no rendía el Alcázar. Amenaza que Cabello cumplió cuando Moscardó no rindió el Alcázar.
    • Luis Barber escuchó el avance de la excavación de la mina subterránea que realizaron mineros republicanos por debajo del Alcázar para volarlo, colocando vasos de cristal en el suelo. E incluso escuchó las conversaciones entre los mineros, lo que que permitió conocer la carga explosiva que iban a utilizar y realizar una estimación de las partes del edifico que colapsarían como consecuencia de la voladura. Esa zona del Alcázar fue evacuada, aunque se dejaron encendidas por la noche las luces de las estancias para no despertar sospechas entre los atacantes de que sus planes habían sido descubiertos. La zona que se estimó que se podría derrumbar fue señalizada con cuerdas sostenidas por palos. Las estimaciones realizadas fueron muy acertadas, ya que de hecho la última piedra que cayó al derrumbarse esa parte del edificio lo hizo sobre la cuerda y la tiró. De este modo se evitó la pérdida de vidas cuando se produjo la voladura del Alcázar. Y una vez producida esta, los defensores estaban en sus puestos totalmente preparados para iniciar la defensa antes de que el ataque por tierra que siguió a la voladura se produjera.
    También recordamos a José Barber Delgado —primo de María Teresa Barber Grondona—, de 19 años de edad y que estudiaba ingeniería de minas en Madrid. Su domicilio familiar fue registrado por los milicianos republicanos, que encontraron escondida una estampita de la virgen, que guardaban como un recuerdo de su abuela, y preguntaron a toda la familia que de quién era. Para salvar a sus padres, José afirmó que era suya, motivo por el cual fue detenido y encerrado en una checa. Fue trasladado en una saca a Paracuellos del Jarama. Antes de subir al autobús que lo transportaría a Paracuellos, un miliciano republicano se apiadó de él, le tiró un crucifijo al suelo y le dijo que lo pisara para salvarse, a lo que José se negó. Murió fusilado y sigue enterrado en una fosa común en Paracuellos del Jarama.

Genealogía de María Teresa Barber Grondona.

 


Agradecimientos

A Juana López-Cotarelo Villaamil y a María Teresa García de Diego Barber por la información y documentación aportada sobre los Cancio y sobre los García de Leániz, los Barber y los Grondona respectivamente.



Bibliografía

  • García de Diego López, María Dolores. 1977. «Genealogía de D. Vicente García de Diego, su origen vasco, su apellido, su casa-solar, su hidalguía». Revista de dialectología y tradiciones populares, ISSN 0034-7981, Cuaderno 33, 1977, págs. 443-466.

 
 

Todos los derechos reservados. All rights reserved.