GENEALOGÍA DE LA FAMILIA VILLAAMILV

illa

mil

Genealogía de los Villaamil de la casa solariega (en verde), de la casa de Acevedo (en amarillo) y del Palacio de Las Nogueiras (en azul), y su relación entre ellos, con la familia Cancio (en naranja) y con los condes del Honor de Suarón (en magenta).


Ascendencia del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil

Según las fuentes del Palacio de Las Nogueiras y el Libro de Registro del monasterio de Corias

 Según Antonio y Lino López-Cotarelo Villaamil, el primer ascendente conocido de los Villaamil es Tructinio Feliz, documentado como un importante terrateniente del extremo noroccidental de Asturias en el s. X y como fundador del monasterio de Serantes y de diversos monasterios de herederos en la zona. Según estos autores y Jesús Fernández Suárez, un hermano de Tructinio llamado Arias Feliz, cuya esposa se llamaba Lobsenda, fundó el monasterio de herederos de Miudes. Tructinio Feliz tuvo tres hijos: Masfara, Garviso y Menendo: 

  • Masfara Tructiniz estuvo casada con Vermudo Cesáviz. Y tuvieron al menos cuatro hijos: Arias, Suario, Ónega y Fernando Vermudez. Este último fundó el monasterio de herederos de Piñera de Berbesa, y en ese momento se realiza un reparto de bienes familiares y casas solariegas entre los diferentes miebros de la familia. Fernando Vermudez y su esposa Toda tuvieron un hijo llamado Vela Fernandi, que según el Libro de Registro del monasterio de San Juan Baurtista de Corias (Cangas del Narcea) fue el padre de los hermanos Rodericus, Petrus y Alvarus Velaz. Según Antonio y Lino López-Cotarelo Villaamil, Petrus Velaz ingresó como monje en el monasterio de Corias tras haber hecho una donación al monasterio en el año 1086 a la muerte de su esposa Ónega Rodríguez. Por su parte Alvarus Velaz figura en la donación de su hermano y en otra suya y de su esposa Azenda en 1064. En esta última donación aparece Rodericus Velaz con el título de comes (conde). Sin embargo, Jesús Fernández Suárez duda que Petrus Vélaz hubiera estado casado con Ónega Rodríguez, pues en en sl s. XI —y aún en el XII— no era habitual que viudos o viudas ingresaran como monjes en un monasterio, como sí sucedía a partir del s. XIII.
  • Garviso Tructiniz tuvo al menos dos hijos, Ónega y Menendo. La primera tuvo una hija llamada Dalmacia que estuvo casada con Piniolo Alvariz (que era hermano de Aragonti, Gredo, Vermudo y Acenda Alvariz y pertencía al linaje de los propietarios de los monaterios de San Salvador de Cibuyo y Santa María de Villacibrán en el valle del río Narcea). Dalmacia y Pinilo Alvariz tuvieron un único hijo llamado Juan Pinioliz, que falleció sin descendencia y donó al Monasterio de Corias el tercio que poseía del monasterio de herederos de Serantes.
  •  Se desconoce la descendencia de Menendo Tructiniz.

Antonio y Lino López-Cotarelo Villaamil estiman en una venticuatroava parte la ración del monasterio de herederos de Serantes que por herencia habría poseído Petrus Velaz y que habría donado al monasterio de Corias. Sin embargo, en nuestra opinión este cálculo podría ser demasiado aventurado, no sólo por las complicadas herencias de tíos a sobrinos en las generaciones anteriores (como exponen los porpios autores), sino también porque se desconoce cómo se repartió Fernando Vermudez con sus hermanos los bienes familiares cuando fundó el monasterio de herderos de Piñera de Berbesa.

Jesús Fernández Suárez considera muy probable que los antepasados de Tructinio y Arias Feliz lo fueran también de los propietarios de los monasterios de Cibuyo, Villacibrán, Celón, San Tirso de Cangas y San Salvador de Berguño en el valle del Narcea. Pues esto explicaría las donaciones al monasterio de Corias tanto de Petrus Velaz (descendiente de Tructinio Feliz por vía de su hija Masfara) como de Juan Pinióliz (descendiente también de Tructinio Feliz, pero por vía de su hija Garviso). Además, el nombre de Vermudo, tan repetido en este linaje, es coincidente con el fundador de los monasterios de herederos de Cibuyo y Villacibrán (Álvaro Vermúdez y Guina Góñiz) lo que reforzaría esta hipótesis.

Por otra parte, en la Colección Diplomática de Villanueva de Oscos aparecen dos donaciones en el año 1153 realizadas por Honega Ramírez al monasterio de Santa María de Villanueva de Oscos realizadas en Boal o Coaña y en El Franco. Estas donaciones aparecen firmadas por Alvarus Rodriguez potestas in Gallecia et in Suarone. Respecto a este título de potestas in Gallecia et in Suarone de Alvarus Rodriguez cabe señalar:

  • Este Alvarus Rodriguez que firma como potestas in Gallecia et in Suarone no es el conde Álvaro Rodríguez de Sarria (1129-1167). Este último firmaba en los documentos como Alvarus Roderici Galletiae. Ambos personajes han sido confundidos, de modo que las tenencias que a lo largo de su vida tuvo el primero (como La Limia o el Honor del Suarón) se ha creído erróneamente que pertenecieron al segundo.  
  • El término in Gallecia hace referencia a señoríos y derechos feudales en Galicia. Entre ellos destaca la tenencia de La Limia (comarca de la actual provincia de Orense) que en 1165 consta que ostentaba. En el s. XI y principios del XII Alvarus Vélaz (hermano del conde del Honor del Suarón Rodericus Velaz, que era el padre —o tal vez el abuelo— de Alvarus Rodríguez) y su hijo Juan Álvarez ejercieron de forma efectiva los derechos feudales (y la actividad política y militar inherente) en La Limia. Es probable que Alvarus Vélaz y su hijo Juan Álvarez tuvieran la tenencia de La Limia, aunque también es posible que ejercieran dicho poder feudal sobre el terreno en representación de su hermano y tío, respectivamente, el conde Rodericus Velaz. Así, en 1121 Juan Álvarez y su hijo Fernando Yáñez (hermano del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil) participaron junto a Árias Pérez y Juan Díaz en el arresto del obispo Diego Gelmírez obedeciendo órdenes de la reina Urraca. Posteriormente Fernando Yáñez intervino muy activamente en la guerra de la Limia entre Afonso Henriques y Alfonso VII, a favor de este último. Fernando Yáñez sí tuvo la tenencia de La Limia. Y a su muerte (después de 1157) la tenencia pasó a Alvarus Rodriguez, constando que en 1165 la ostentaba.

Francisco Antonio Villaamil y Logares (1672-1732), en un ma­nuscrito his­tó­ri­co es­cri­to a principios del siglo XVIII que trata sobre el sepulcro de la Piedra del Conde de la iglesia de Serantes, afirma que el castillo del Suarón de Presno o castillo del Honor de Suarón perteneció en encomienda a los condes que eran antepasados de la familia Villaamil y que fundaron un monasterio de herederos en Serantes. Es decir, a Alvarus Rodríguez, al conde Rodericus Velaz, a Vela Fernandi y a los antepasados de estos.

En 1154 Alfonso VII hizo donación del castillo de Suarón de Presno junto con el Honor de Suarón al obispado de Oviedo. Aunque según Jesús Fernández Suárez, los sucesivos obispos de Oviedo mantuvieron la encomienda del castillo y del Honor de Suarón a Alvarus Rodríguez y sus descendientes.

El conde Rodericus Velaz (hijo de Vela Fernandi) ha sido históricamente confundido con el conde de Sarria Rodrígo Velaz (hijo de Vela Ovéquiz). Y Alvarus Rodríguez (hijo, o tal vez nieto, del primero y señor del castillo del Honor de Suarón) ha sido también confundido con el conde Álvaro Rodríguez de Sarria (hijo del segundo).

La lápida del Palacio de Las Nogueiras, obra de Fancisco antonio Villaamil y Logares y sus hermanos en 1725, permite terminar de reconstruir la acendencia del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil, que se muestra en la siguiente figura.

Ascendencia del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil (en verde) y su relación con los condes del Honor de Suarón (en magenta) conforme a las fuentes del Palacio de Las Nogueiras y el Libro de Registro del monaterio de Corias.


Según José Manuel Trelles Villademoros

José Manuel Trelles Villademoros publicó entre 1736 y 1739 su obra «Asturias ilustrada», que contiene una genealogía de los Villaamil de la casa salariega. Según José Manuel Trelles, Juan Álvarez era hijo de Alvar Fáñez Minaya (primo o sobrino de El Cid) y estaba casado con una hija de Martín Bermúdez (hijo de Bermudo Armentariz y Pelaya Ordóñez —doña Palla—, hija del infante Ordoño Ramírez —hijo a su vez del rey Ramiro III de León— y de la infanta Cristina Bermúdez —hija del rey Bermudo II de León—). Según esta genealogía Juan Álvarez descendía de las familias castellanas de los Castro, los Tobar y los Ansurez.

Según Trelles, Bartolomé Yáñez de Villaamil era hermano de Pelayo Yáñez y de Fernando Yáñez. Y este último fundó el monasterio de San Bartolomé de Serantes donde yacía su cadáver en el sepulcro de la Piedra del Conde.


Ascendencia del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil (en magenta) qué según Trelles fue conde del Honor del Suarón y su relación con los reyes de León (en naranja) conforme a la genealogía de Trelles Villademoros.

Según Jesús Fernández Suárez la aristocracia de los reinos de Asturias y León en los siglos X y XI estaba dominaba por un puñado de linajes endogámicos que en torno al siglo XI o XII se extinguen dando lugar a grupos familiares de radio corto apegados a un solar familiar (topolinajes) descendientes de la aristocracia anterior, como en su opinión sería el caso de los Villaamil del s. XII. El solar de Villamil y los bienes a él vinculados constituirían una parte de este gran dominio aristocrático que se había visto fragmentado desde el siglo XI, ya que los herederos habían reducido su ámbito de poder incrementando el localismo.

Según Jesús Fernández Suárez, José Manuel Trelles había consultado los antiguos y desaparecidos documentos de la Audiencia para elaborar su obra «Asturias ilustrada», que contiene la genealogía de los Villaamil. Fernández Suárez cree veraz lo afirmado por Trelles en cuanto a la vinculación de Juan Álvarez con las familias castellanas de los Castro, los Tobar y los Ansurez; y de su esposa con Martín Bermúdez (nieto de la infanta Cristina) y Enderquina García, de gran poder en la Asturias occidental y en Galicia durante la segunda mitad del siglo XI.

La ascendencia materna del primer Bartomé Yáñez de Villaamil según Trelles resulta cuanto menos, posible; ya que se apoyaría al menos en las siguientes indicios circunstanciales (que no obstante, no resultan probatorios ni concluyentes):

  • Martín Bermúdez y su mujer Enderquina García aparecen como benefactores de la Iglesia de Oviedo con la donación efectuada el año 1079 de San Esteban de Piantón (actual concejo de Vegadeo) en en el Liber Testamentorum de la catedral de Oviedo.
  • Miguel Calleja Puerta afirma que Pelaya Ordóñez (doña Palla) estaba vinculada con el antiguo cenobio de Cartavio, que junto con su marido Bermudo Armentáriz fundó el cenobio de Santa Marina de Otur, y que su vida transcurrió siendo propietarios de extensos fundos en el centro y occidente de Asturias. En opinión de Jesús Fernández Suárez, la relación con la nobleza gallega a la que se refiere Calleja Puerta al menos, sería a los propietarios del monasterio de Lorenzana (aristócratas que emparentaron con los descendientes de doña Palla y su hermana Ildoncia Ordoñez.

Según Jesús Fernández Suárez, Alvarus Rodríguez (tenente del Honor de Suarón en el s. XII) era descendiente, por estar vinculado con los linajes de Tol y Cartavio, con la aristocracia del reino de los siglos X y XI. El linaje vinculado a Cartavio era el tronco familiar de Ildoncia Ordóñez (hija de la Infanta Cristina y el infante Ordoño). El linaje vinculado a Tol era el de los descendientes del conde Gundemaro Pinióliz (del grupo familiar de la reina Velasquita). A su vez Pelaya Ordóñez (doña Palla, hermana de Ildoncia Ordóñez) fue antecesora de los Villaamil.


Fuente: Jesús Fernández Suárez.

 

Por otra parte, en cuanto a la ascendencia paterna de Bartolomé Yáñez de Villaamil, Trelles Villademoros afirma que Juan Álvarez (padre de Bartolomé) era hijo de Alvar Fáñez Minaya (sobrino o primo de El Cid Campeador). Aunque Alvar Fáñez Minaya y su esposa Mayor Pérez efectivamente tuvieron un hijo llamado Juan Álvarez, la afirmación de Trelles de que ese Juan Álvarez era el padre de Bartolomé Yáñez de Villaamil no parece estar sustentada en ningún dato, y ni siquiera apoyada por ningún indicio. Por lo que, a diferencia de la ascendencia materna de Bartolomé que propugna Trelles, la ascendencia paterna no parece en modo alguno creíble.

Además según Trelles, Bartolomé Yáñez de Villaamil fue «Cavallero muy poderoso en Asturias, Conde, y Señor de mucha tierra entre los Rios Navia, y Eo». Parece por tanto que Trelles afirma que Bartolomé Yáñez de Villaamil fue conde del Honor del Suarón. Esta información no resulta creíble, pues la primera referencia documental del Honor del Suarón es de Alvarus Rodríguez en 1153, en época del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil.

Por tanto, antes del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil son bastantes los aspectos en los cuales la genealogía de José Manuel Trelles muestra errores e inconsistencias, lo que en nuestra opinión pone en cuestión su credibilidad.

 

Según Miguel García Teijeiro

Miguel García Teijeiro publicó en 1912 otra genealogía de los Villaamil de la casa salariega en un artículo titulado Genealogía y heráldica. Casa solar de Villaamil que se publicó en un número extraordinario del periódico «Castropol» dedicado a Fernando Villaamil. El último titular y dueño de la casa solariega de Villaamil fue Fermín Villaamil Cancio en s. XIX, que se arruinó y vendió todas las posesiones ancestrales de Serantes, incluyendo la casa solariega y la fortaleza de Orbelle. Se desconoce el paradero del archivo familiar que existía en la casa solariega, si bien al parecer Miguel García Teijeiro se hizo con él o con una parte sustancial del mismo. Se supone que la genealogía de Miguel García Teijeiro se basa en datos y documentos de este archivo.

Miguel García Teijeiro afirma que Juan Álvarez (cuyo apellido no llega a identificar claramente ya que duda entre Álvarez o Pérez) era hijo de Vela Sánchez (hijo del conde Sancho Ordóñez, hijo a su vez del infante Ordoño Bermúdez, y este del rey Bermudo II de León), y estaba casado con una hija del conde Osorio Martínez.

Ascendencia del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil y su relación con los condes del Honor del Suarón (en magenta) y los reyes de León (en naranja) conforme a la genealogía de García Teijeiro.

Según García Teijeiro, fue el conde Vela Sancho quien hizo construir la fortaleza de Orbelle.

Además, según García Teijeiro la siguiente línea de padres e hijos tuvieron el «honor ó encomienda del histórico castillo del Suarón de Presno» así como «el señorío y Condado del Eo al Navia»: el conde Sancho Ordóñez, el conde Vela Sancho, Pedro Velaz Sancho, Juan Álvarez o Pérez y el primer Bartolomé Yáñez de Villaamil.

Por tanto, la genealogía de Miguel García Teijeiro, al igual que la de José Manuel Trelles, hace a Bartolomé Yáñez de Villaamil conde del Honor del Suarón. En este punto no cabe la menor duda de que ambas genealogías son erróneas, pues la primera referencia documental del Honor del Suarón es de Alvarus Rodríguez en 1153, en época del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil.

Tanto las genealogía publicadas por Trelles Villademoros como la de García Teijeiro logran enlazar con la familia real de Asturias y León, aunque lo hacen de manera totalmente disconcordante y contradictoria entre sí. En este sentido, ambas genealogías no parecen muy creibles en lo relativo a la ascendencia del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil y su padre Juan Álvarez.

Además, según esta genealogía de García Teijeiro, Alfonso VI sería tatarabuelo, por vía materna, del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil. Por otra parte, se considera un hecho totalmente contrastado que en 1140 Bartolomé recibió un privilegio de inmunidad otorgado por Alfonso VII, por lo que es seguro que ambos (Bartomé y Alfonso VII) fueron coetáneos. Alfonso VII era nieto de Alfonso VI, así que no parece posible que Bartolomé fuera tataranieto de Alfonso VI. De modo que parece absolutamente imposible que Juan Álvarez (padre del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil) estuviera casado con una hija del conde Osorio Martínez, como afirma García Teijeiro.

En cuanto a la ascendencia por vía paterna del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil, tampoco parece muy creíble. Parece que García Teijeiro habría encontrado alguna referencia al apellido Velaz, pero habría confundido a Álvarus Velaz (padre de Juan Álvarez y abuelo de Bartolomé) con Vela Sánchez (hijo del conde Sancho Ordóñez y nieto del infante Ordoño Bermúdez). Esta confusión parece reforzar la credibilidad de la genealogía de las fuentes del Palacio de Las Nogueiras.


Los Villaamil de la casa solariega

Para el tronco principal de la familia Villaamil de la casa solariega posterior a Juan Álvarez se han seguido las genealogías de José Manuel Trelles y de Miguel García Teijeiro, ya que son concordantes entre sí y resultan creíbles.

  • V-1. Bartolomé Yáñez de Villaamil. Hijo de Juan Álvarez y nieto de Alvarus Velaz y Azenda. Probablemente nació y pasó su infancia en La Limia, donde su padre se ocupaba de gestionar las propiedades y derechos feudales y la actividad política y militar de la familia. Concretamente en el actual pueblo de Guillamil, que en aquel entonces era conocido como Viliamire.
    Según la lápida y el libro de «Memoria y quenta» del Palacio de Las Nogueiras y las genealogías de García Teijeiro y José Manuel Trelles, Bartolomé era hermano de Fernando Yáñez (antes de 1112 - después de 1157), señor de Limia, que participó en la guerra de La Limia de Alfonso VII contra Afonso Henríques (primer rey de Protugal) y en la conquista de Almería, y fue un personaje importante en la corte de su tiempo.
    Quedando su hermano Fernando en La Limia al cargo de las posesiones y tenencias familiares, Bartolomé se trasladaría a Serantes al lugar hasta entonces conocido como Orbelle, donde estaba la fortaleza homónima perteneciente a la familia, para hacerse cargo de las posesiones familiares en las cercanías (Serantes, Tol, Cartavio, etc.). Probablemente es en este momento cuando Bartolomé decide tomar el apellido de Yáñez de Villaamil para hacer referencia a su origen en La Limia y resaltar su parentesco con su hermano Fernando, que cada vez alcanzaba más notoriedad y ascenso militar y político en la corte de Alfonso VII.
    Bartolomé fue el primer habitante y dueño conocido de la casa solariega, situada en el lugar hasta entonces conocido como Orbelle, junto a la antigua fortaleza del mismo nombre, estableciendo “palacios, torre y casa solariega en las Vegas de Bría, colación o parroquia de San Bartholomé de Serantes entre los ríos Berbesa y Porcía”. La existencia de la casa solariega de Bartolomé Yáñez de Villaamil en Orbelle motivó que a partir de entonces el lugar empezara a ser conocido como Villamil.

    En 1140 Alfonso VII otorgó a Bartolomé un privilegio de inmunidad para él y sus descendientes, otorgándole también derecho de asilo público para su casa. En el privilegio se menciona la muerte de su hijo Félix en el campo de batalla. Por la fecha en que fue concedido el privilegio, es posible que Félix falleciera en la campaña militar de Alfonso VII en 1138 contra los almorávides hasta Úbeda, Baeza y Andujar, o tal vez en el asedio y rendición por hambre y sed del castillo de Oreja en 1139. Aunque parece más probable que muriera acompañando a su tío Fernando y a sus primos Pelayo Curvo y Varela en la guerra de La Limia (1137-1141) contra Afonso Henriques de Portugal.

  • V-2. Bartolomé Yáñez de Villaamil. Hijo del anterior y hermano de Félix, heredó la casa y siguió la línea.

  • V-3. Bartolomé Yáñez de Villaamil. Casado con Sevila Raymondo. Según José Manuel Trelles y Miguel García Teijeiro, en 1242 fundó una capellanía en Serantes y luchó en la batalla de Las Navas de Tolosa en 1212.

  • V-4. Bartolomé Yáñez de Villaamil. Según García Teijeiro fue coetáneo a la donación del castillo y el Honor de Suarón que hizo Alfonso VII al obispado de Oviedo. Dicha donación tuvo lugar en 1154, solo 14 años después de que su bisabuelo recibiera el privilegio de inmunidad en 1140, y 58 años antes de la batalla de Las Navas de Tolosa a la que afirma que fue su padre. Por tanto, en este punto las fechas históricas no cuadran con los hechos reseñados por García Teijeiro.
    Según la lápida del Palacio de Las Nogueiras, hubo un Bartolomé Yáñez de Villaamil que participó en la reconquista de Sevilla (que tuvo lugar entre 1247 y 1248). Por las fechas es probable que se trate este Bartolomé o tal vez de su hijo.
  • V-5. Bartolomé Yáñez de Villaamil. Casado con María Álvarez de las Asturias, con quien tuvo dos hijos: Bartolomé (sacerdote de la capellanía fundada por su bisabuelo) y Alonso, que heredó la casa.
  • V-6. Alonso Álvarez de Villaamil. Casado con María de Hevia. Tuvo por hijos a Gonzalo (heredero) y a Juan, que fundó la casa de Acevedo en Brul. Probablemente vivió en tiempos de la fundación de las pueblas de Roboredo (entre 1270 y 1272) y Castropol (en 1298), y fue él quien participó en la represión de las protestas por la supresión de la puebla de Roboredo y su sustitución por la de Castropol por mandato del obispo de Oviedo.
  • V-7. Gonzalo Álvarez de Villaamil. Según José Manuel Trelles y Miguel García Teijeiro vivió en época de Fernando IV (1285-1312) y Alfonso XI (1311-1350) y fue caballero de la Orden de Santiago.
  • V-8. Fernando Álvarez de Villaamil. Casado con Constanza de Ron. Según José Manuel Trelles y Miguel García Teijeiro, también fue caballero de la Orden de Santiago. El rey Alfonso XI le confirmó el privilegio de inmunidad que Alfonso VII había concedido a Bartolomé Yáñez de Villaamil en 1140.
  • V-9. Lope Yáñez de Villaamil y Ron. Casado con su prima Catalina de Acevedo y Miranda, de la casa de Acevedo.
  • V-10. Gonzalo Yáñez de Villaamil. Casado con Sancha Núñez de Guzmán.
  • V-11. Arias Fernández de Villaamil. Casado con María Gonzalez, con quien tuvo al menos dos hijos: Fernando Álvarez de Villaamil, que heredó la casa, y Gómez Fernández de Villaamil, conocido como el Viejo Barón y ascendiente de los Villaamil del Palacio de Las Nogueiras. Según Trelles y García Teijeiro, Arias Fernández de Villaamil vivió en tiempos de Enrique III (1379-1406) y Juan II (1405-1454).
  • V-12. Fernando Álvarez de Villaamil. Casado con María Mendez de Aguiar.
  • V-13. Arias Fernández de Villaamil. Casado con María Rodríguez de Presno. Según José Manuel Trelles y Miguel García Teijeiro vivió en época de los Reyes Católicos.
  • V-14. Fernando Álvarez de Villaamil. Casado con María Bolaño, y tuvieron al menos dos hijos: Lope (casado con María Méndez de Lantoyra y Villaamil) y Arias. 

  •  V-15. Arias Fernández de Villaamil. Fundó el mayorazgo de su apellido y de la casa solariega. Se casó con Guiomar Rodríguez de Luarca-Valdés y Osorio, con quien tuvo siete hijas (María, Constanza, Catalina, Leonor, Aldonza, Elvira y Guiomar) y un hijo, Fernando, que heredó el mayorazgo. Tomó parte en la oposición a las ordenanzas que el obispo Diego de Muros dictó en 1523 para el Concejo de Castropol, por creerlas atentatorias al gobierno y libertades públicas.

    Según Francisco Antonio Villaamil y Logares (1672-1732) Arias Fernández de Villaamil hizo construir y financió el puente de Las Donas en Serantes, que lleva ese nombre en recuerdo de sus hijas.

Puente de Las Donas, hecho construir por Arias Fernández de Villaamil en el s. XVI.

  • V-16. Fernando Álvarez de Villaamil y Sotomayor (1505-1563). Casado con Juana Riva de Rivadeneira y Saavedra. Muy joven entró a servir a Pedro Álvarez Osorio, marqués de Astorga. En 1530 estuvo presente en la coronación de Carlos V como emperador en Bolonia, acompañando al marqués de Astorga. En 1539 se encontraba en Sevilla para realizar la venta de un cargamento de hierro y madera enviado por mar por su padre, y con el dinero de venta se embarcó a Flandes en el séquito del emperador Carlos V, permaneciendo en la corte de Bruselas en la que hacía ostentación de relacionarse a un altísimo nivel político y social, hasta que en 1548 su padre envió a Juan González, vecino de Figueras, a buscarle y pedirle que regreasara a casa. En 1560 concurrió a las elecciones de Justicia y Ayuntamiento de Castropol, resultando elegido cobre-elector por Veigas de Bría. Estando en Madrid ejerciendo sus atribuciones como cobre-elector en representación del Concejo de Castropol, se unió a una expedición militar para liberar Orán y Mazalquivir, asediados por los turcos. Fue herido en combate por un arcabuzazo, del que posteriormente falleció dejando viuda y cuatro hijos huérfanos. Desde joven y en diferentes momentos de su vida hizo ostentación de una elevadísima posición social y un lujo extremo, muy por encima de lo que tanto él mismo como su familia se podían permitir.

  • V-17. Fernando Álvarez de Villaamil y Bolaño. Casado con Catalina de Cancio y Donlebún, hermana de Gonzalo Méndez de Cancio, almirante y gobernador de La Florida.
    En 1575 Felipe II inicia un proceso de desamortización de señoríos eclesiásticos para hacer frente a la bancarrota del estado provocada por los gastos de la batalla de Lepanto contra los turcos y las guerras de Flandes contra los protestantes, conforme a la bula 6-4-1574 de Gregorio XIII. El señorío eclesiástico del Concejo de Castropol fue el bien de mayor entidad y valor económico desamortizado en Asturias. Fue vendido entre 1579 y 1584 por feligresías, cada una de las cuales fue comprada por sus propios habitantes, que quedaron de este modo redimidos de la dominación feudal del obispado de Oviedo. En 1579 Fernando Álvarez de Villaamil y Bolaño encabeza la redención de la parroquia de Serantes.
    Según Miguel García Teijeiro fue alcalde mayor de Castropol en 1599.

    En su testamento de 1597 consta que los Villaamil de la casa solariega tenían derechos sobre los diezmos y el derecho de presentación (derecho a que el párroco que nombrara el obispado de Oviedo fuera propuesto o recomendado por ellos) de la iglesia de Serantes.

  • V-18. Fernando Álvarez de Villaamil. Casado con Isabel de Justo Andrade. Según Miguel García Teijeiro fue capitán de milicias en Tapia.
  • V-19. José Antonio Villaamil y Bolaño. Casado con Catalina Presno Casariego. Según José Manuel Trelles y Miguel García Teijeiro varios hijos sirvieron en el ejército:
    • José. Según José Manuel Trelles murió en Rosas.

    • Pedro Lorenzo. Según José Manuel Trelles murió siendo capitán de infantería. Según García Teijeiro fue capitán de milicias en Castropol, teniente coronel de infantería y Guardia de Corps.

    • Antonio. Según Trelles se casó en Alcañices y dejó sucesión. Según García Teijeiro falleció en campaña durante el sitio de Barcelona de 1689.

    • Juan. Según García Teijeiro fue teniente capitán de caballería, y participó en los asaltos de Villareal y del castillo de Monroy.

    • Francisco y Lorenzo. Según Trelles fueron alféreces. Según García Teijeiro fueron bravos militares.

  •  V-20. Bartolomé Juan Villaamil y Presno. Según José Manuel Trelles y Miguel García Teijeiro emigró a Hispanoamérica, donde se casó con Melchora Aguilera.
  • V-21. Antonio José Villaamil. Casado con Catalina Álvarez y Villaamil, con quien tuvo tres hijas: Francisca Javiera, Ángela Jacinta y María. Según José Manuel Trelles y Miguel García Teijeiro volvió a España y tras pleitear con sus tíos tomó posesión de la casa, que encontró decaída por abandono respecto a su antigua opulencia y grandeza, haciendo testamento en 1735 por el cual instituyó como heredera a Francisca, la primogénita.
  • V-22.1. Francisca Javiera Villaamil. Casada con Juan Gutiérrez, no tuvo descendencia, por lo que heredó la casa su hermana Ángela. Según las respuestas al Catastro del Marqués de la Ensenada redactadas en 1753, los diezmos que se cobraban en la parroquia de Serantes se repartían entre una serie de beneficiarios entre los que destacan por la cuantía de sus partes Francisco Pardo de Donlebún, Vicente Pardo y Juan Gutiérrez.
  • V-22.2. Ángela Jacinta Villaamil. Casada con Pedro de Oviedo, de quién era viuda al heredar la casa. Le sucedió su hija María Bentura.
  • V-23. María Bentura Oviedo y Villaamil. Casada con Fernando Villaamil y La Vega con quien tuvo de hijos: Felipe, regente mayor del regimiento de Covadonga, y Fernando (heredó la casa), María Ramona, María Manuela, María Benita y otros fallecidos a corta edad.

  • V-24. Fernando Villaamil y Oviedo. Heredó la casa al no haber tomado posesión su hermano Felipe, por ausencia o fallecimiento. Casado en primeras nupcias con Antonia María Cancio y Pérez Villaamil y en segundas con Juana Rodríguez Valdés tiempo.
    En 1808 se había formado en el concejo un regimiento de Infantería de Línea que tuvo una actuación muy destacada durante toda la guerra de la Independencia, llegando a penetrar victoriosamente en Francia tras numerosas acciones por toda España. La oficialidad de ese regimiento se cubrió con voluntarios de familias de relevancia social del concejo, muchos de ellos pertenecientes a la carrera militar. Fernando Villaamil y Oviedo fue capitán de este regimiento.
    Según Según Miguel García Teijeiro alcanzó el grado de teniente coronel de infantería, y fue alcalde de Castropol.
    Tuvo hijos de sus dos esposas: Fermín, que heredó la casa; Rafael, comandante del regimiento de Soria; Francisco; Leandro y Evaristo.

Fernando Villaamil y Oviedo.

  • V-25. Fermín Villaamil y Cancio. Casado con María del Rosario Fernández-Cueto Roza, tuvo los siguientes hijos: María Rosa, monja en el convento de Salesas de Oviedo; Concepción; Filomena; María del Rosario; José; Domingo, y Fernando, capitán de navío de la Armada y héroe militar fallecido en combate en la batalla naval de Santiago de Cuba en 1898. Según Miguel García Teijeiro, Fermín fue persona activa como político, escritor y abogado. Desde 1840 hasta la restauración de la monarquia borbónica, tomó parte en luchas de partido como progresista, y fue condenado a deportación a ultramar por sus ideas republicanas. El ambiente social y sus amistades le condujeron a abandonar su casa y trasladarse a Barcelona, donde viéndose arruinado vendió la casa solariega de Villaamil, poniendo fin a una historia familiar milenaria.


Los Villaamil del Palacio de Las Nogueiras

Entronque de los Villaamil de Las Nogueiras con el tronco principal de la casa solariega

Para el entronque de los Villaamil del Palacio de Las Nogueiras con los del tronco principal de la casa solariega se dispone de dos fuentes: el libro de «Memoria y quenta» del Palacio de Las Nogueiras y el manuscrito F+N de Francisco Antonio Villaamil y Logares y Nicandro Cancio. En ambos casos se han consultado las revisiones de los documentos realizadas por Lino López-Cotarelo Villaamil. Ambas fuentes documentales resultan discordantes entre sí. Se ha seleccionado la información del libro de «Memoria y quenta» por no presentar incongruencias y ser una fuente más primaria.

  • Gómez Fernández de Villaamil, conocido como el Viejo Barón. Hijo de Arias Fernández de Villaamil (V-11) y María González  y hermano de Fernando Álvarez de Villaamil (V-12), señores de la casa solariega. Estuvo casado con Marina Pérez de Navia. Vivió en Villamil, en una casa junto a la fuente del camino.
  • Álvaro Fernández de Villaamil. Hijo de Gómez Fernández de Villaamil y Marina Pérez de Navia. Estuvo casado con Elvira Ares Pardo. Vivió en la casa de su padre en Villamil.
  • Gómez Fernández de Villaamil. Hijo de Álvaro Fernández de Villaamil y Elvira Ares Pardo, estuvo casado con Catalina Suárez de Villaamil y Valdés y con Aldonza Fernández Piñeirua. Fue el padre de Ares Fernández de Villaamil, el primer Villaamil del Palacio de Las Nogueiras. Vivió en Villamil, en una casa junto a la fuente de la Bandeira. Según se deduce del padrón de hijosdalgo de Castropol, de los varios homónimos que vivieron por aquella época, quizá fue él quien con ese nombre ejercía en 1562 de juez ordinario de la villa. Murió entre 1572 y 1578.

La familia Villaamil de Las Nogueiras

Para el tronco de los Villaamil de Las Nogueiras y la familia Cancio, la información procede del el libro de «Memoria y quenta» del Palacio de Las Nogueiras y de Juana y Lino López-Cotarelo Villaamil.

  • LN-1. Ares Fernández de Villaamil (154x-13 de enero de 1633). Vivió en Villamil entre 1578 y 1584. Fue el primer dueño y habitante del Palacio de Las Nogueiras, desde 1587. Casado con Dominga Fernández de Trío (15xx-1635).

    Según consta en su testamento de 1623 fue patrono del hospital de transeúntes del apóstol Santiago de Serantes.

    Según ese mismo testamento, todos los hijos del matrimonio habían fallecido sin sucesión legítima ni natural. Y estando soltero, antes de haberse casado con Dominga Fernández de Trío, había tenido un hijo con María Fernández de Presno. Este hijo, llamado Pedro, vivió en su casa hasta que a la edad de 12 años se escapó.

    Tras haber realizado numerosas gestiones, todas ellas infructuosas, para tratar de encontrarle, Ares dejó su herencia a su hijo Pedro. En el testamento establece que en ausencia de su hijo le sustituyan Pedro Alvarez de Acevedo y Andrade (señor de la casa de Acevedo) y Juan González Casariego (cura de San Juan de Moldes).

    Por los hechos y las fechas que figuran en estos testamentos, Ares debió de tener a Pedro a los 55 años de edad o más. Y poco tiempo después se casó y tuvo otros hijos que no le sobrevivieron. Y murió con más de 82 años.

  • LN-2. Pedro Fernández de Villaamil (1606-1704). Hijo de Ares Fernández de Villaamil y de María Fernández de Presno (15xx-16xx).
    Según su testamento de 1699, tras haberse escapado de la casa de su padre a los 12 años, estuvo en Madrid «y en otras partes» desde 1618 hasta 1632.
    Según consta el testamento de 1637 de Pedro Alvarez de Acevedo y Andrade (señor de la casa de Acevedo), Pedro reapareció en 1633, cuatro años después de la muerte de su padre,  y tomó posesión de su herencia.
    Pedro se casó con Catalina Rodríguez del Villar Lantoira y Castrillón (16xx, 16xx), que era sobrina de Dominga Fernández de Trío (madrastra de Pedro). Tuvieron diez hijos. A continuación se cita a todos ellos con el estado en que constan en su testamento de 1699
    :
    • María Rosario, «que murió soltera» antes de 1699.
    • Ana Rosario, «mujer que fué de Juan Fernández Casa­riego vecino de San Esteban de Tapia». Parece por tanto que en 1699 ya había fallecido.
    • Dominga Rosario, «que también murió sin to­mar estado» antes de 1699.
    • Arias «escribano de Su Majestad y del número de este concejo», que heredó el palacio.
    • Alonso «ausente en la villa de Madrid».
    • Pedro y Antonio «que murieron en la edad pupilar».
    • Pedro «ausente en el reino de Indias».
    • Francisco «que hoy vive vecino de este lugar de Serantes». Vivió en el Palacio de Las Nogueiras hasta su muerte en 1705, soltero pero dejando cinco hijos naturales.
    • Juan «que murió en la villa de Madrid después que dicha su madre».
    El padrón de hijosdalgo de 1717 permite seguir la pista de Alonso: «Alonso Fernández Villaamil hijo de Pedro Fdz Villaamil está casado en la villa de Madrid con Dª María de Fraga y tienen por sus hijos legítimos a Mateo, María Yagada, Manuela y Agustín Fernández Villaamil. Dicho Mateo Fdez Villaamil está casado en la villa de Madrid con María Antonia Cancelada y Castrillón, no se sabe si tienen hijos».

    El testamento de Pedro también da cuenta de un hijo natural suyo: «siendo libres y solteros, tuve en Catalina Fernández da Grandela un hijo que se llama Mateo Fernández que está ausente en Indias; declárole por tal hijo natural».
  • LN-3. Arias Fernández de Villaamil y Villar (164x-1718). Casado en 1668 con Josefa María Logares Baamonde y Uría (16xx-1712).
    Josefa María era hija natural de Andrés Pérez Pasarón y Lastra y de Catalina Baamonde Logares.
    Andrés Pérez Pasarón y Lastra era vecino de Villanueva de Oscos y Ayudante de Sargento Mayor del Principado. Y Catalina Baamonde Logares era hija de Martín de Logares —y éste de Alvaro de Logares dueño de la casa de Logares en Burón— y de María de Uría su mujer, hermana de D. Rodrigo de Uría, de la casa de Uría en Ibias.
    Catalina Baamonde fue monja de clausura en el convento de Santa Clara de Ribadeo. Si bien tuvieron la hija estando ella «en el siglo, moza soltera».
    Arias y Josefa María tuvieron seis hijos:

    • Bernabé (1669-1735), bautizado el 11 de junio de 1669.
    • Baltasar José (1671-1756), bautizado el 20 de abril de 1671. Heredó el palacio.
    • Francisco Antonio (1672-1732), bautizado el 14 de noviembre de 1672. Fue sacerdote, y dejó numerosos manuscritos con información histórica relevante sobre Serantes y la familia.
    • María Ana (1675-1715), bautizada el 13 de diciembre de 1675.
    • Marcos Pedro, bautizado el 30 de abril de 1678. En 1773 su nieto Juan aparece en el padrón de hijosdalgo de Castropol como ca­sado en La Roda de Serantes con Rosa Martínez, de la que tenía un hijo llamado Sebastián.
    • José Antonio, bautizado el 18 de agosto de 1679. 
    Entre los padrinos encontramos varios miembros de los Cancio Donlebún de la casa de Casariego.

    En 1699 Arias, comenzó a escribir el «Libro de Memoria y Quenta» que posteriormente continuó su hijo Baltasar José. Este libro manuscrito contiene anotaciones de las escribanías de Arias y de la abogacía de su hijo, así como cuentas domésticas y un registro de acontecimientos familiares como nacimientos, bautizos y fallecimientos. Sus descendientes mantuvieron el libro durante varias generaciones, aunque con importantes lagunas.

    Unos años antes de 1725 el Palacio de Las Nogueiras fue incautado por la Santa Cruzada (institución eclesiástica dedicada a gestionar los ingresos cedidos por la Santa Sede a la corona española para su utilización en la defensa de la fe católica) por denuncia del párroco de Serantes, Domingo Pérez de la Yglesia, que actuaba como juez de la Santa Cruzada en el partido de Castropol. El origen formal de ello fue la aparición de una barrica de aguardiente flotando en el mar en aguas de Tapia, hallazgo del cual Arias Fernández de Villaamil (padre de los seis firmantes) se limitó a dar fe, ya que era escribano, y a hacer entrega de ella al Concejo de Castropol. La Santa Cruzada esgrimió sus derechos de propiedad sobre todos los bienes procedentes de naufragios que aparecieran en la costa, envió a Arias a prisión y se incautó de todos sus bienes.
    Parece ser que el motivo real de la denuncia y la brutal actuación de la Santa Cruzada fue una venganza contra Arias Fernández de Villaamil y sus hijos, porque habían actuado como abogados en varios juicios representando a terceros contra diferentes instituciones religiosas.
    Finalmente, tras varios años de litigio y ya fallecido Arias, sus hijos pudieron recuperar sus propiedades. En 1725 Bernabé y sus hermanos escribieron la
    lápida existente en la fachada de la capilla, a modo de público manifiesto reivindicativo y ensalzatorio de la familia. La lápida contiene una interesante genealogía de la familia, llegando hasta la Alta Edad Media .
    Arias nombró cumplidor de su testamento en 1718 a Juan Villaamil y Bolaño, teniente capitán de caballería e hijo de José Antonio Villaamil y Bolaño (V-19), de la casa solariega de Villaamil.
  • LN-4. Baltasar José Villaamil y Logares (1671-1756). Casado en 1717 con Antonia María Casariego Trelles y Villaamil (1697-1743). En la boda fue testigo en el desposorio y padrino en las velaciones el mismo Juan Villaamil y Bolaño de la casa solariega de Villaamil.
    Baltasar y Antonia María tuvieron once hijos. El último, a los 68 años de edad de su padre:
    • Arias, bautizado el 13 de diciembre de 1718. Su padrino fue Lorenzo Villaamil y Bolaño —hijo de José Antonio Villaamil y Bolaño (V-19) y hermano de Bartolomé Juan Villaamil y Presno (V-20) y de Juan Villaamil y Bolaño, todos ellos de la casa solariega de Villaamil—. En 1715 Lorenzo Villaamil y Bolaño le había escrito una carta desde Madrid a Baltasar José Villaamil y Logares comunicándole la muerte de su her­mana María Ana.
    • Anselmo, bautizado el 23 de abril 1720. Heredó el palacio.
    • María Ana, bautizada el 16 de febrero de 1722. Se casó con José Alonso Miranda, con quien tuvo siete hijos, de los cuales dos de los menores, Bernardo y Lorenzo, fueron sacerdotes, mientras que el tercero, Pedro, que usó los apellidos Miranda Villaamil, se estableció en Ribadeo. Pedro Miranda Villaamil fue vocal de la Junta de Gobierno que se constituyó en Ribadeo en 1808 tras la invasión napoleónica, y en 1813 fue elegido primer alcalde constitucional de Ribadeo. 
    • Josefa, bautizada el 23 de marzo de 1724.
    • Antonia, bautizada el 2 de octubre de 1725.
    • Micaela, bautizada el 26 de junio de 1728. Su madrina fue Antonia Francisca de la Rocha y Cancio, viuda de Juan Villaamil y Saavedra, vecina de Iramola.
    • Pedro, bautizado el 20 de abril de 1730. Militar. Fallcido el 26 de septiembre de 1787 en Orán.
    • María Francisca, bautizada el 2 de julio de 1732. Su madrina fue Francisca Bermúdez Figueroa Rico y Villaamil, viuda de Diego Villaamil y Saavedra, vecina de Villamil.
    • Esteban, bautizado el 30 de diciembre de 1734. Se casó, aunque ignoramos con quién. Y tuvo una hija, María, a su vez casada con Domingo Fernández Acevedo, de Orjales.
    • Juan , bautizado el 3 de mayo de 1737. Sus padrinos fueron «Juan Ramón Gutiérrez, vecino de Mondo­ñedo, y Catalina Bernarda Acevedo Villaamil y Bolaño, su suegra, vecina de Villamil», es decir la mujer, quizá ya viuda, de José Antonio Villaamil y Bolaño (V-19) y el marido de su hija Francisca Ja­viera (V-22.1) de la casa solariega de Villaamil .
    • José Miguel, bautizado el 23 de agosto de 1739. Su padrinos fueron José Antonio Cancio y Donlebún, vecino de Casariego, y María Villaamil y Saavedra, vecina de Villamil. José Miguel se avecindó en Campos, por lo que es de suponer que casó (probablemenrte después de 1767) con una mujer de dicha parroquia.
    La lista de padrinos de nos evidencia la existencia de relaciones con los Villaamil de la casa solariega, con la casa de Villaamil y Saavedra de Villamil y con los Cancio y Donlebún del Palacio de Casariego.
  • LN-5. Anselmo Villaamil y Logares (1720-1795). En 1773, con 53 años, se casó con Josefa Álvarez de la Mesa Granda y Villar (17xx-1778), con quien tuvo dos hijos:
    • Baltasar Miguel, nacido en 1775. Heredó el palacio.
    • José, nacido en 1776. Cursó Filosofía y Leyes y Cánones en la Universidad de Oviedo por la que recibió los grados de Bachiller en dichas facultades, y fue Individuo de su Academia. Se ordenó presbítero en 1804 tras lo que durante dos años ejerció de escusador de la parroquia de Serantes. Pasó a ser párroco de Cabrillanes (Babia de Suso), y más tarde de Hornija (Corullón, junto a Villafranca del Bierzo)  donde falleció en 1821.
    Baltasar Miguel y José quedaron huérfanos de madre a los 3 y 2 años de edad respectivamente. Y huérfanos de padre a los 20 y 19 años, por lo que quedaron bajo la tu­tela de su tía Antonia.
    Es poco lo que sabemos de Anselmo, ya que en el «Libro de Memoria y Quenta» no hay ningún dato de la época en que él fue dueño de Las Nogueiras ni anotaciones de su mano , con la excepción probable de la del fallecimiento y exequias de su padre, que aparece sin fir­mar y escrita con una letra totalmente diferente en estilo de todas las demás del ma­nuscrito.
  • LN-6. Baltasar Miguel Villaamil y Logares (1776-1835). Casado en 1796 con María Ignacia Sanjurjo Montenegro y Valledor (178x-18xx) .
    María Ignacia era hija de Pedro Agustín Sanjurjo Montenegro y Gallo, dueño de las casas principales de Villasevil y Ferreira, inmediata ésta a la Vega de Ribadeo, y María Ana Valledor y Presno. Además, María Ignacia era prima carnal del entonces heredero del palacio de Casariego, José Lorenzo Cancio Donlebún y Sanjurjo.
    Baltasar Miguel y María Ignacia tuvieron cinco hijos:

    • María Ignacia, bautizada el 29 de julio de 1799.
    • Joaquina, bautizada el 11 de julio de 1801.
    • Vicenta, bautizada el 19 de octubre de 1802.
    • Lino, bautizado el 20 de noviembre de 1805. Heredó el palacio.
    • Camila, bautizada el  2 de mayo de 1808. Vivió en Las Nogueiras hasta 1841, cuando se casó con José Martínez Villaamil, vecino también de Serantes. Tuvo una única hija llamada Feliciana, nacida en 1845.
    De los cinco, sólo Lino y Camila llegaron a sobrevivir a su padre.
    Tras la invasión francesa de 1809  se produjeron numerosas muertes y saqueos en el concejo de Castropol, igual que en otros muchos de Asturias y Ga­licia. Según la vaga tradición familiar, el despojo de los elementos de culto de la capilla de San Mi­guel se pudo producir entonces.
    En 1812 Baltasar Miguel dio comienzo a un «Libro de Caja» en el que registró to­do lo relacionado con la administración de sus propiedades, por lo que constituye una continuación del «Libro de Memoria y Quenta» comenzado por su bi­sabuelo en 1699, que ya sólo se actualizó con algunos acontecimientos familiares.

  • LN-7. Lino Villaamil y Sanjurjo (1805-1868). Se casó en 1938 con Ramona Lastra y Maimó (1813-1889).
    Ramona Lastra era hija del licenciado Pedro Lastra Pasarón y Valledor, origi­nario de la casa de Vijande en las cerca­nias del puerto de La Garganta, y de Antonia Maimó Fontanals.
    El padre de Antonia Maimó, Miguel Pedro Maimó Canellas (1739-1801), había sido un comerciante y consignatario naval de Villanueva y Geltrú (en la provincia de Barcelona, si bien los Maimó procedían de Felanitx en Mallorca), afincado en Castropol a mediados del siglo XVIII.
    Por su parte Pedro Lastra Pasarón muy probablemente era hijo y nieto respectivamente de sus homónimos registrados con ese nombre y los calificativos de menor y mayor como arrieros que traginan con los caballos y mulares en el catastro de 1753, que eran los propietarios de la casa de Vijande y traficaban hasta el Bierzo.
    Lino Villaamil y Ramona Lastra tuvieron diez hijos:

    • Baltasar, bautizado el 30 de enero de 1839.
    • José, bautizado el 21 de marzo de 1840. Obtuvo el bachillerato en Artes por la universidad de Oviedo en 1857. Luego estudió los dos años de la carrera de notariado y tras asistir como estaba preceptuado al oficio de un escribano de la ciudad, en su caso D. José Rodrí­guez, obtuvo en 1859 el título de Notario. A continuación ejerció durante un año como asistente en la notaría de Antonio Villamil en Castropol y consiguió luego el nombramiento de notario eclesiástico de la diócesis de Oviedo, en el que según certificó el párroco de Serantes, Francisco Pardo y Valledor, «ha tenido ocasión de actuar para la práctica de las varias informaciones y asuntos del fuero eclesiástico […] pudiendo […] apreciar sus dotes de celo, providad e inteligencia».
    • Jesús, bautizado en diciembre de 1841. Heredó el palacio.
    • Marcelina, bautizada en noviembre de 1843.
    • Teodora, bautizada en noviembre de 1846.
    • Francisco, bautizado en abril de 1846.
    • Isabel, bautizada el 20 de febrero de 1848.
    • Antonia, bautizada el 28 de febrero de 1850.
    • Lino, bautizado el 26 de diciembre de 1855. Médico militar. Ha sido la última persona nacida en el Palacio de Las Nogueiras. 
    En 1845, siendo concejal del Ayuntamiento de Castropol, Lino Villaamil fue nombrado primer teniente de alcalde. Y el 21 de octubre de 1846 fue nombrado alcalde de Castropol por el Ministro de la Gobernación de la Península. Ignoramos la duración y otras cirunstancias de su mandato.
    En 1863 se produjo la definitiva creación del concejo de Tapia.
    En marzo de 1864 Lino Villaamil fue nombrado por la Sec­ción de Fomento del Gobierno de la Provincia de Oviedo vocal de la Junta inspectora de caminos vecinales del partido judicial de Castropol.
    En  noviembre del mismo año fue nombrado juez municipal de Ta­pia. En calidad de tal formó parte, junto con el alcalde, Ramón Reguero Valledor, el diputado a Cortes por el distrito, Alejandrino Menéndez de Luarca y el arcipreste, Francisco Trelles, de la presidencia del acto de inauguración del instituto local de enseñanza secundaria, el día 16 de septiembre de 1867 .

Ramona Lastra Maimó.

  • LN-8. Jesús Villaamil y Lastra (1841-1912). Se casó con Juana Cancio Menéndez de Luarca (1861-1938) con quien tuvo seis hijos:
    • Juan (1890-1890), fallecido a los 16 días de edad.
    • Lino (1893-1919), teniente de infantería fallecido en la guerra del Rif en Melusa (protectorado español de Marruecos) a los 26 años.
    • Luisa (1894-1970) .
    • María Teresa (1898-1972).
    • José (1900-1909), familiarmente conocido como Pepín, fallecido de meningitis a los 9 años.
    • María Antonia.

    Una vez casado, Jesús Villaamil trasladó su residencia a Castropol, donde ejercía la abogacía. Concretamente al Palacio de Las Cuatro Torres, propiedad de la familia de su mujer.

    Fue miembro del Partido Independiente de Castropol de Vicente Loriente, partido reformista y regenerador que se opuso al régimen caciquil, nepotista y clientelista del partido conservador, al que logró derrotar electoralmente convirtiéndose en alcalde de Castropol entre 1909 y 1910.

    El fallecimiento temprano de sus tres hijos varones, unido al de su marido Jesús siendo sus hijas aún pequeñas, causaron un gran dolor y desamparo a Juana Cancio. Además nunca se encontró el cadáver de su hijo Lino.

Jesús Villaamil y Lastra y Juana Cancio Menéndez de Luarca.

  • LN-9. María Antonia Villaamil Cancio (1902-1969). Se casó con Antonio López Cotarelo (1896-1965), médico militar, y tuvo seis hijos: Antonio, Juana, Jesús, José Benito, Luis y Lino.

María Antonia Villaamil Cancio y Antonio López Cotarelo.


Genealogía de María Antonia Villaamil Cancio.

 

Fuentes bibliográficas y documentales

  •  En torno a la parroquia de Serantes. Antonio y Lino López-Cotarelo Villaamil. Artículo publicado en el libro «Historia de Tapia a través de sus calles. Tomo III.» Ayuntamiento de Tapia de Casariego, Ediciones Nobel. Oviedo. 2005.

  • Colección diplomática del monasterio de Villanueva de Oscos. Pedro Floriano Llorente. Boletín del Instituto de Estudios Asturianos, ISSN 0020-384X, Año nº 35, Nº 102, 1981, págs. 127-190.
  • Asturias ilustrada. José Manuel Trelles Villademoros. Madrid, 1736-1739. La publicación contiene una genealogía de la familia Villaamil de la casa solariega y otra de los Acevedo.
  • Genealogía y heráldica. Casa solar de Villaamil. Miguel García Teijeiro. Artículo publicado en un número extraordinario del periódico «Castropol» dedicado a Fernando Villaamil. 1912.
  • Memoria y quenta. Libro manuscrito por los Villaamil de Las Nogueiras en los s. XVII y XVIII. Se ha consultado la revisión de este libro realizada por Lino López-Cotarelo Villaamil en la publicación inédita homónima «Memoria y quenta».
  • Las genealogías de los Villaamil y de los Logares según F+N. Lino López-Cotarelo Villaamil. Documento inédito que trata sobre un manuscrito de Nicandro de Cancio en la primera mitad del s. XX, que consiste en una reelaboración de un manuscrito de Francisco Antonio Villaamil y Logares en el s. XVIII; sin que sea posible discernir la información del manuscrito original de las aportaciones de Nicandro Cancio.
  • De Entrambasaguas a la Puebla de Castropol. Jesús Fernández Suárez. KRK Ediciones. 2015.
  • El conde Suero Vermúdez, su parentela y su entorno social. La aristocracia leonesa en los siglos XI y XII. Miguel Calleja Puerta. Oviedo: KRK Ediciones, 2001. ISBN 84-95401-68.
  • Liber Testamentorum de la catedral de Oviedo. María Josefa Sanz Fuentes et al. M. Moleiro Editor, S. A. Barcelona 1995.

 

Agradecimientos

A Juana y a Lino López-Cotarelo Villaamil por la información sobre los antepasados del Palacio de Las Nogueiras.

A Jesús Fernández Suarez por toda la información suministrada sobre la ascendencia del primer Bartolomé Yáñez de Villaamil en los siglos X, XI y XII en relación a la genealogía de José Manuel Trelles apoyada también por Miguel Calleja Puerta y la genealogía de los descendientes de Tructinio Feliz.

 
 

Todos los derechos reservados. All rights reserved.