Lino Villaamil Cancio

Castropol, 29 de marzo de 1893 — Melusa, 15 de abril de 1919

Lino Villamil Cancio

Lino Villaamil Cancio nació el 29 de marzo de 1893 en Castropol (Asturias, España), hijo de Jesús Villaamil y Lastra (1841-1912) y de Juana Cancio Menéndez de Luarca (1861-1938). Fue bautizado como Lino José María Justo.

Estudio interno en el colegio Santa Isabel de los Padres Agustinos en Tapia.

Su hermano pequeño José, conocido familiarmente como Pepín y que estaba internado en el mismo colegio, falleció por una meningitis el 28 de diciembre de 1909 cuando estaba pasando las vacaciones de Navidad en casa de sus padres en Castropol.

Ingresó en la Academia de Infantería de Toledo en julio de 1911.

El 20 de marzo de 1912 fallece su padre, Jesús Villaamil, que entre 1909 y 1910 había sido alcalde de Castropol por el reformista Partido Independiente de Castropol. 

Se licenció en la promoción de 1912 con el número 6.016. Juró bandera el 13 de octubre del mismo año.

El 4 de junio de 1915 recibió el despacho de Segundo Teniente en un acto presidido por los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia, siendo destinado al regimiento de Burgos nº 36 de guarnición en León.

En septiembre del mismo año fue trasladado a Oviedo al regimiento Príncipe nº 3, donde permanació casi dos años. En ese periodo empezó a estudiar derecho.

El 13 de abril de 1917 fue destinado al Batallón Expedicionario de Cazadores de las Navas nº 10, desplegado en Larache (protectorado español de Marruecos) y luchando en la guerra del Rif. El 25 de junio de 1917 ascendió a Primer Teniente.

Al finalizar junio de 1918 consigue una licencia por enfermedad de un mes y vuelve a Castropol. A finales de julio partió para Larache, donde llegó el 1 de agosto.

Murió por enfermedad el 15 de abril de 1919 cerca de Melusa (Marruecos). La causa más probable de su fallecimiento fue la epidemia de gripe española, acompañada de la falta de medios y asistencia médica adecuada.


Información publicada el 30 de abril de 1910 en el periódico Castropol sobre su fallecimiento.


Orla de 1912 de la Academia de Infantería de Toledo. Lino Villaamil está en la columna de la derecha, el tercero desde abajo.


Fotografía de Lino Villaamil Cancio en la orla de 1912 de la Academia de Infantería de Toledo.


La Hoja de Servicios de Lino Villaamil dice sobre su muerte:

«El 30 de marzo de 1919 salió la fuerza veterana del Batallón, organizada en tres Compañías, sección de Ametralladoras y Tren Regimental, para T´Zenín, donde pernoctó, continuando al siguiente día la marcha para Cuesta Colorada, pernoctando en esta posición, al siguiente día 1º de abril continuó la marcha hacia R´Gaia, llegando el mismo día, en cuya posición quedó hasta el 5 de abril, que salió con el Batallón hacia Melusa, donde quedó enfermo; el 15 de abril, a las 4 falleció, siendo conducido su cadáver al mismo día y por la columna mandada por el Teniente Coronel don Enrique Salcedo a la posición de R´Gaia, donde recibió sepultura.»


Por otra parte, la familia recibió una carta informando de su muerte, en la que se afirma que falleció en la sala de oficiales del hospital militar de Larache habiendo recibido todos los cuidados médicos posibles. Esta carta es totalmente contradictoria con el relato de su Hoja de Servicio sobre su muerte en Melusa y enterramiento en R'Gaia.

Se estima que la pandemia de gripe española infectó entre 1917 y 1920 aproximadamente a un tercio de la población mundial, con una tasa de mortalidad de entre el 10 y el 20% de los infectados, incluso entre individuos jóvenes y sanos, matando a entre el 3 y el 6% de la población mundial. Dado el pésimo y calamitoso estado de higiene, alimentación e intendencia en que se encontraban las tropas españolas en la guerra del Rif, es de suponer que una vez que la enfermedad alcanzó el batallón de Lino Villaamil, la epidemia se contagiara rápidamente por toda la unidad causando un elevado número de muertes.

Probablemente Lino Villaamil falleció estando su unidad en movimiento cerca de Melusa, como afirma su Hoja de Servicio. Al parecer, ante la escasez de medios con que contaba el ejército en Marruecos y el probable gran número de fallecidos por la epidemia de gripe, la práctica habitual en estas situaciones habría sido enterrar los cadáveres lo antes posible y sobre la marcha en una fosa común para tratar de no ralentizar el movimiento de la unidad y evitar nuevas enfermedades e infecciones. A esta conclusión llegaron personas conocidas de su familia en la propia Melusa, que a pesar de sus esfuerzos no lograron encontrar sus restos mortales.

Carnet militar de Lino Villaamil Cancio.

De modo que tanto el supuesto fallecimiento en el hospital militar de Larache como, en menor medida, el traslado del cuerpo por parte del Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas "Larache" Nº 4 desde la posición de Melusa hasta la de R'Gaia para darle sepultura allí, resultan muy poco creíbles, y parecen afirmaciones destinadas a tratar de paliar el dolor de la familia, como al parecer era entonces la práctica habitual en estas situaciones.

El fallecimiento de Lino Villaamil en 1919 (precedido de los de sus hermanos Juan y Pepín en 1890 y 1909, y de su padre Jesús Villaamil en 1912), siendo sus hermanas Luisa, María Teresa y sobre todo María Antonia aún jóvenes, causó un gran dolor y sentimiento de desamparo en su madre Juana Cancio Menéndez de Luarca y en sus hermanas. El hecho de que los restos mortales de Lino nunca fueran encontrados, pese a que su madre hizo realmente todo lo posible, sólo aumentó este dolor.

Recorrido realizado por Lino Villaamil con su batallón antes de fallecer en Melusa el 15 de abril de 1919, según su Hoja de Servicios.


 
 

Todos los derechos reservados. All rights reserved.