EL REGIMIENTO DE INFANTERÍA DE LÍNEA DE CASTROPOL


Según José Luis Calvo Pérez, durante la guerra de los Pirineos (1793-1795) contra Francia surgió la necesidad urgente de trasladar las fábricas de armas de Placencia de Soraluce, Éibar y Elgóibar (Guipúzcoa) que por su proximidad a la frontera francesa corrían inminente peligro de caer en poder del enemigo. El 21 de abril de 1794 se dispuso el traslado de la fabricación de fusiles a Oviedo, trasladándose allí los armeros guipuzcoanos y sus equipos. Para forjar y barrenar los cañones de los fusiles se eligieron las villas de Grado y Mieres, y para las bayonetas Trubia. Para la fabricación de las llaves se instalaron fraguas en Soto del Barco, Puerto y Las Caldas. Los cajeros y fundidores de latón se instalaron en Oviedo, donde se realizaba el montaje de las armas. La oficina de reconocimiento y aprobación de las piezas y el montaje final de los fusiles se instaló en el Palacio del Duque del Parque, en la plaza del Fontán en Oviedo. A mediados de 1795 la fábrica estaba ya a pleno rendimiento, produciendo un promedio de 800 fusiles al mes con sus bayonetas.

El 2 de mayo de 1808 se producen varios motines populares contra las tropas francesas que habían ocupado España en virtud del tratado de Fontainebleu. El principal levantamiento tiene lugar en Madrid, donde los capitanes de artillería Pedro Velarde y Luis Daoiz, desobedeciendo las órdenes del capitán general Francisco Javier Negrete de permanecer acuartelados y pasivos, depusieron a la guarnición francesa que vigilaba a las tropas españolas del cuartel de Monteleón, organizaron la defensa del cuartel y repartieron armas entre el pueblo de Madrid. Pero el levantamiento de Madrid fue brutalmente reprimido por el ejército francés.

La tarde del mismo día 2 de mayo, Juan Pérez Villaamil (1754-1824), secretario del Almirantazgo, fiscal del Supremo Consejo de Guerra y miembro de la Junta de Sustitución, que era natural de Puerto de Vega (concejo de Navia, Asturias), redacta una circular informando de lo sucedido en Madrid, solicitando auxilio armado para la ciudad y llamando al alzamiento contra Francia y persuade a los alcaldes de Móstoles Andrés Torrejón y Simón Hernández para que la firmen. Este documento de Pérez Villaamil, que ha pasado a la historia como el bando de los alcaldes de Móstoles se considera la declaración de guerra contra Francia y el inicio de la guerra de Independencia española.

El 25 de mayo de 1808 en Oviedo, tras una revuelta popular contra las autoridades afrancesadas de la Audiencia, la Junta General del Principado de Asturias se proclama soberana, somete a la Audiencia a su autoridad, envía embajadores a Inglaterra y declara que «Asturias en nombre de la España invadida y de su Rey cautivo, declara solemnemente la Guerra a Francia». En ese momento había en el almacén de las Reales Fábricas de Armas de Oviedo y Fundiciones de Trubia un total de 52.466 fusiles, 2.745 tercerolas y 11.612 pistolas. La mayor parte de los fusiles eran del modelo 1801 y unos pocos del más moderno 1807. De estos fusiles, unos 10.000 fueron enviados a la Junta de Santander.

Además de los fusiles depositados en la fábrica, existía un gran número de fusiles antiguos de modelos anteriores al 1801 en poder de los concejos costeros asturianos, para su eventual defensa contra la amenaza de una invasión inglesa, latente desde la guerra de Sucesión. Se estima que habría entre 150 y 200 fusiles en cada concejo costero.

El 2 de junio de 1808, se presentó a la Junta General del Principado de Asturias un dictamen en el que se propuso la creación de un regimiento de mil hombres en cada uno de los 20 principales concejos de Asturias. Para la provisión de los uniformes se recibió ayuda de Gran Bretaña.

De este modo, en 1808 se formó en el concejo de Castropol —como en otros concejos asturianos— un regimiento de infantería de línea que tuvo una actuación muy destacada durante toda la guerra de la Independencia, llegando a penetrar victoriosamente en Francia tras numerosas acciones por toda España. La oficialidad de ese regimiento se cubrió con voluntarios de familias de relevancia social del concejo, muchos de ellos pertenecientes a la carrera militar.

Fernando Villaamil y Oviedo, dueño de la casa solariega de Villaamil, fue capitán en este regimiento. Fernando Villaamil y Oviedo estaba casado con Antonia María Cancio y Pérez Villaamil, hermana de Ramón María Cancio y Pérez Villaamil e hija de Ramón Pedro Cancio Bermúdez dueños del Palacio de las Cuatro Torres de Castropol y del Palacio de los Rodríguez de Cancio en Meredo.

También formaron parte de este regimiento Juan Francisco y el teniente coronel Antonio Maymó. En 1808 eran el capellán y el ayudante del sargento mayor del regimiento, Juan de Murias, respectivamente. Ambos eran tíos maternos de Ramona Lastra Maymó, esposa de Lino Villaamil y Sanjurjo, del Palacio de las Nogueiras.

 

Artículo publicado el 30 de junio de 1907

A continuación se muestra un artículo publicado por Miguel García Teijeiro en el nº 71 del periódico Castropol de 30 de junio de 1907.



Artículo publicado el 30 de diciembre de 1907

A continuación se presenta otro artículo publicado también por Miguel García Teijeiro en el nº 89 del periódico Castropol de 30 de diciembre de 1907.



La bandera del regimiento

En 1785 Carlos III instauró el uso de la actual bandera rojigualda, pero únicamente para los buques de guerra de la Armada. La cruz de Borgoña siguió siendo la bandera utilizada por el Ejército de Tierra hasta 1843. De hecho, en la guerra carlista de 1833-1840 la cruz de Borgoña fue la bandera utilizada por las fuerzas regulares del ejército liberal, y no fue utilizada por las tropas del bando carlista.

La siguiente figura muestra la bandera que se conserva en la iglesia parroquial de Santiago en Castropol. Según José Luis Calvo Pérez se trata de la bandera sencilla del 5º batallón de guardias del regimiento de infantería de Málaga nº 35, que tiene un escudete con el blasón de esa ciudad rematando los extremos de la cruz de Borgoña. Ya finalizada la guerra de la independencia, esta bandera fue utilizada por los soldados del regimiento de infantería de Castropol que se integraron en el 3er batallón del regimiento de infantería de Málaga. Por tanto, esta no es la bandera que el regimiento de infantería de línea de Castropol bendijo en Naviego y juró en el puerto de Leitariegos en 1908.

Fuente: José Luis Calvo Pérez.


A continuación se muestra una bandera de la guerra de la Independencia que se encuentra en el Museo Municipal de Historia de la Ciudad de Barcelona. Esta bandera tiene en el escudete la cruz de los Ángeles rematando los extremos de la cruz de Borgoña. Esta cruz de los Ángeles no tiene los dos ángeles que la sostienen, lo que diferencia a esta bandera de las que utilizaban las unidades militares procedentes de Oviedo. Según José Luis Calvo Pérez esta otra bandera sí podría haber pertenecido al regimiento de infantería de línea de Castropol.


 

Fuente: José Luis Calvo Pérez.


Sin embargo, según publicó José Luis Pérez de Castro en 1985 en un artículo en el boletín del Instituto de Estudios Asturianos, el concejo de Castropol es uno de los pocos de Asturias que con anterioridad al s. XIX sí tenía su propio escudo histórico anterior al s. XIX.

De modo que conforme a lo publicado por José Luis Pérez de Castro, el regimiento de infantería de Castropol debería haber llevado una bandera con dicho escudo histórico anterior al s. XIX. Por lo que la bandera que está en el Museo Municipal de Historia de la Ciudad de Barcelona no podría haber pertenecido al regimiento de infantería de Castropol. Sería probable que la bandera con la cruz de los Ángeles que se conserva en el Museo Municipal de Historia de la Ciudad de Barcelona hubiera pertenecido a alguno de los otros 19 regimientos de infantería que se crearon en el resto de los concejos asturianos.

Sin embargo, según José Luis Calvo Pérez la afirmación anterior de José Luis Pérez de Castro de que Castropol tuviera ya un escudo propio antes del s. XIX no es correcta, pues no se conoce ninguna prueba de ello. El primer escudo conocido que fue utilizado por el ayuntamiento castropolense aparece en el sello de un documento municipal datado en 1817, por lo que es posterior a la guerra de la Independencia. De modo que sí resulta probable que la bandera que está en el Museo Municipal de Historia de la Ciudad de Barcelona sea la que el regimiento de infantería de línea de Castropol bendijo en Naviego, juró en Leitariegos y usó durante la guerra de la Independencia hasta su disolución e integración en el regimiento de Málaga.



A la izquierda, el primer escudo utilizado por el el concejo de Castropol del que existe constancia, datado en 1817. A la derecha, representación del mismo escudo. Fuente: José Luis Calvo Pérez.


 

Agradecimientos

A José Luis Calvo Pérez por la extensa información aportada.



Bibliografía

  • Calvo Pérez, José Luis. 1996. «El Regimiento de Infantería de Línea de Castropol». Ministerio de Defensa. Madrid.  ISBN: 84-7823-500-0.
  • García Teijeiro, Miguel. 1907. «El primer centenario del levantamiento de Asturias en 1808». Nº 71 del periódico Castropol de 30 de junio de 1907.
  • García Teijeiro, Miguel. 1907. «Memorias del Benemérito Regimiento de Infantería de Línea de Castropol». Nº 89 del periódico Castropol de 30 de diciembre de 1907.
  • Pérez de Castro, José Luis. 1985. «El escudo y la bandera concejiles de Castropol (según notas y observaciones de García Teijeiro)». Boletín del Instituto de Estudios Asturianos, ISBN 0020-384, Año nº 39, Nº 114, 1985, págs. 103-126.

 
 
 

Todos los derechos reservados. All rights reserved.