Máximo Cancio Menéndez de Luarca

Castropol, ~1878 — Castropol, diciembre de 1956

Lino Villamil y Lastra

 
 
 

Máximo Cancio Menéndez de Luarca nació en Castropol hacia 1878, séptimo y último hijo de José Benito Cancio y Queipo de la Mesa (¿?-1886), dueño del Palacio de las Cuatro Torres de Castropol y del Palacio de Meredo, y de su esposa Luisa Menéndez de Luarca Argüelles-Quiñones (1832-1904).

Una hermana de Máximo, Juana, estaba casada con Jesús Villaamil Lastra (1841-1912), dueño del Palacio de las Nogueiras. Jesús Villaamil fue uno de los fundadores del Partido Independiente de Castropol y del periódico Castropol en 1905. El partido, conocido popularmente como partido novo, había sido promovido y estaba encabezado por Vicente Loriente Acevedo. Desde ese mismo año Jesús Villaamil fue el líder del partido en el ayuntamiento de Castropol, del que fue el primer alcalde del partido novo entre 1909 y 1910.

Máximo Cancio estudió el bachillerato interno en el colegio de los Jesuitas en Carrión de los Condes (Palencia) y se licenció en derecho en la Universidad de Oviedo.

En enero de 1912 formó parte de la jefatura del Partido Independiente de Castropol junto a Victoriano García de Paredes y Álvarez de Borbolla y Ricardo López Fernández. Ese mismo año el partido novo se integró en el Partido Reformista de Melquíades Álvarez. En 1913 Máximo Cancio se convirtió en el líder del Partido Reformista en Castropol. En 1914 era el presidente de la junta directiva del comité del Partido Reformista en Castropol.

Otra hermana de Máximo Cancio, Eugenia, estaba casada con Agustín Fernández Argüelles, diputado provincial e importante miembro del Partido Reformista. Agustín era además tío del también diputado provincial Celso Gómez Argüelles, íntimo amigo de Máximo Cancio.

Vicente Loriente Acevedo había regresado a Cuba en enero de 1912 por sus negocios pero mantuvo un liderazgo a distancia del Partido Independiente de Castropol y más tarde del Partido Reformista en todo el partido judicial. Sin embargo la jefatura directa quedó formada por Máximo Cancio, Ricardo López y Victoriano García de Paredes. Desde enero de 1912 Cancio, García de Paredes y López controlaron pues el poder orgánico del Partido Independiente de Castropol y más tarde el del Partido Refomista en todo el distrito electoral de Castropol. Loriente Acevedo mantuvo su liderazgo hasta 1917, pero estando ausente en Cuba, Cancio, García de Paredes y López fueron sus representantes en Castropol y las personas de su máxima confianza y sus más estrechos colaboradores.

Desde septiembre de 1917 fue Melquíades Álvarez, líder nacional del partido y en aquel momento diputado a Cortes por la circunscripción electoral del partido judicial de Castropol, quien asumió personalmente la jefatura del Partido Reformista en el partido judicial de Castropol. A partir de ese momento Cancio, García de Paredes y López pasaron a integrar un comité que tenía la función de elevar informes no vinculantes sobre los asuntos de carácter general a Melquíades Álvarez para que fuera este quien tomara las decisiones. De este modo Melquíades Álvarez pasó a acaparar todo el poder orgánico del Partido Reformista en Castropol y Máximo Cancio, Victoriano García de Paredes y Ricardo López a depender orgánicamente directamente de él.

En 1920 Máximo Cancio fue elegido concejal del ayuntamiento de Castropol y al constituirse el nuevo consistorio fue nombrado segundo teniente de alcalde.

Como segundo teniente de alcalde tuvo un papel importante en la consecución y gestión de la construcción de la carretera de la Fuente a la Paloma que rodea el pueblo de Castropol bordeando la ría desde la actual carretera nacional hasta el muelle pasando por La Punta. La carretera había sido promovida personalmente por Melquíades Álvarez con una participación importante también de otros reformistas como Ricardo López y los diputados provinciales del partido. El inicio de las obras se celebró el 27 de junio de 1921 con pompa y solemnidad.

En 1921 Máximo Cancio fue uno de los fundadores de la Biblioteca Popular Circulante de Castropol, de la que fue presidente desde el momento de su fundación. En la fundación de la biblioteca participaron también los reformistas Victoriano García de Paredes (vicepresidente de la biblioteca desde su fundación hasta su fallecimiento en mayo de 1931) y Ramón García González (secretario-tesorero desde la fundación de la biblioteca hasta el fallecimiento de García de Paredes, a quien sustituyó como vicepresidente). El reformista Celso Gómez Argüelles también tuvo una participación importante en el proyecto desde la diputación provincial de Oviedo, al conseguir la mayor parte de las subvenciones públicas con las que se financió la biblioteca hasta la dictadura de Primo de Rivera. Y es probable que el propio Melquíades Álvarez fuera quien realmente dirigió y supervisó la creación de la biblioteca. En marzo de 1932, diez años después de la fundación, los reformistas Máximo Cancio y Ramón García González seguían siendo los máximos dirigentes de la biblioteca.

En 1923 Máximo Cancio fue elegido diputado provincial, aunque en enero de 1924 fue cesado por la dictadura de Primo de Rivera, que destituyó a todos los miembros de las diputaciones provinciales. En mayo de ese año el Partido Reformista fue disuelto por la dictadura tras haber rechazado Melquíades Álvarez el ofrecimiento de Primo de Rivera de colaborar e integrarse en la dictadura.

Acabada la dictadura el Partido Reformista es refundado con el nombre de Partido Republicano Liberal Demócrata. Máximo Cancio es elegido alcalde de Castropol al ganar las elecciones municipales de abril de 1931, desempeñando el cargo hasta 1933.

Unos días después de dichas elecciones municipales se proclama la Segunda República y se constituye en Oviedo una comisión gestora provincial presidida por el notorio dirigente del PSOE Ramón González Peña, siendo Máximo Cancio uno de los vocales de la misma en representación del distrito de Luarca-Castropol, simultaneando el cargo con la alcaldía de Castropol. Aunque su desempeño de la alcaldía fue muy teórico, ya que debido a su ausencia casi permanente el municipio era gobernado en la práctica por el primer teniente de alcalde, Arturo Sanjurjo.

La sublevación militar del 17 y 18 de julio de 1936 triunfó en Galicia, mientras que en Asturias únicamente lo consiguió en Oviedo y Gijón. El 24 de julio Castropol fue ocupado por milicianos republicanos venidos del centro de Asturias que fueron a buscar a sus casas y encarcelaron a una serie de personas por considerarlas de derechas, entre ellas a Máximo Cancio, dos médicos, el registrador y el notario y a punto estuvieron de fusilarlas. Los curas de Castropol, que en un primer momento se habían refugiado en Ribadeo, desembarcaron el día 24 en el muelle de Castropol con intención de decir misa al día siguiente, día de Santiago, patrón de Castropol. También fueron detenidos y no hubo tal misa. Los milicianos también intentaron incendiar la casa del médico municipal Fermín Braña en Figueras por el mero hecho de ser reformista.

En Castropol los republicanos maniataron y ataron entre sí a Máximo Cancio y al resto de sus prisioneros formando una cuerda de presos y les expusieron sobre el pretil en la parte de arriba de la cuesta de la calle del Muelle encima del actual edificio del Club de Mar, que entonces no existía. De modo que si uno hubiera perdido el equilibrio se habrían despeñado todos atados. Y colocándose detrás de ellos pero protegidos agazapados detrás del muro, los milicianos dispararon hacia Ribadeo en la margen contraria de la ría, donde estaban las tropas nacionales, para que si estas respondían abriendo fuego mataran a los prisioneros sin saberlo.

Entre los presos estaba también un fraile carmelita que se encontraba circunstancialmente en Castropol. Los republicanos lo separaron del resto de los detenidos, lo condujeron a Vegadeo y dejándolo en el extremo asturiano del puente interprovincial de Porto le dijeron que quedaba libre para pasar al lado gallego, donde ya estaban las tropas nacionales. Cuando hubo dado unos pasos le acribillaron a tiros por la espalda.

El 30 de julio las tropas del ejército de Galicia lograron cruzar la ría del Eo por San Tirso de Abres y Vegadeo. Tras un breve combate con varios muertos en San Juan de Moldes, esa misma tarde entraron en Castropol sin encontrar resistencia ya que los milicianos republicanos habían huido. Máximo Cancio y el resto de los prisioneros fueron liberados. En las semanas siguientes un grupo de falangistas nacionales cometió varios asesinatos en Castropol y su comarca.

Tras la guerra Máximo Cancio fue juez municipal de Castropol durante un breve periodo tras el cual vivió en Oviedo con sus sobrinas Luisa y María Teresa Villaamil Cancio, pasando los veranos en Castropol.

Falleció a finales de diciembre de 1956 en casa de sus sobrinas en Castropol, donde estaba pasando las Navidades.

 

Agradecimientos

A Juana López-Cotarelo Villaamil por la información familiar y la fotografía de «tío Máximo». A Lino López-Cotarelo Villaamil por información familiar y por poner a mi disposición la colección del periódico Castropol de Jesús Villaamil Lastra (1841-1912) y Juana Cancio Menéndez de Luarca (1861-1938).


Páginas relacionadas

 
 

Todos los derechos reservados. All rights reserved.