LA LENGUA ENTRE EL EO Y EL NAVIA Y SU MANIPULACIÓN NACIONALISTA





Las dos lenguas autóctonas entre el Eo y el Navia: el gallego y el español

En el territorio comprendido entre los ríos Eo y Navia se habla, además de español o castellano, también una variante del gallego con mucho vocabulario procedente del castellano medieval. Como consecuencia del total aislamiento geográfico respecto al resto de Asturias, esta variante del gallego no tiene ninguna relación significativa con el bable o asturiano, en contra de las pretensiones identitarias del nacionalismo de la Academia de la Llíngua Asturiana.

Esta variante del gallego ha sido denominada tradicionalmente «a fala», cuyo significado es el habla. Este nombre se debe a que su uso a lo largo de la historia ha sido siempre oral.

 

Al ser una lengua oral, carecía de uniformidad geográfica. Y tenía continuidad con el gallego que se hablaba en comarcas colindantes de la provincia de Lugo como La Mariña. Así, el gallego que se hablaba en Castropol, Figueras y Ribadeo era el mismo; mientras que difería ligeramente en su vocabulario del que se hablaba en Foz, en La Caridad o en Navia, y mucho del gallego de Pontevedra u Orense. En las zonas del territorio alejadas de la rasa litoral y más montañosas, la variabilidad lingüistica era aún mayor debido al aislamiento geográfico.

Esta variante del gallego ha sido históricamente la lengua materna de la mayor parte de la población del terriotio entre el Eo y el Navia y lo sigue siendo en la actualidad.

Por su parte, el español ha estado siempre muy presente en este territorio al ser la lengua materna de gran parte de la población, además de ser la única lengua oficial. Por ello, como se ha señalado, es la lengua más empleada en los documentos escritos actualmente. Y, como se analiza a continuación, es la única lengua existente en todos los documentos históricos.


El uso de las lenguas a lo largo de la historia

El uso escrito de las lenguas

Los documentos históricos que hemos identificado relacionados con los Villaamil y con el Palacio de Las Nogueiras son los siguientes:

  • Privilegio de inmunidad otorgado por el emperador Alfonso VII a Bartolomé Yáñez de Villaamil en 1140.
  • Confirmación del privilegio de inmunidad por el rey Alfonso XI a Fernando Álvarez de Villaamil en 1377.
  • Información de los servicios y limpieza de sangre de Fernando Alvarez de Villaamil y Sotomayor. 1564 (copia anónima c.1700).
  • Testamento de Fernando Álvarez de Villaamil y Bolaño. 1597.
  • Testamento de Ares Fernández de Villaamil. 1623.
  • Testamento de Dominga Fernández de Trío. 1635.
  • Libro de Fábrica de la parroquia de San Andrés de Serantes. 1643-1731.
  • Padrones de hijosdalgo del concejo de Castropol. 1664 a 1774.
  • Testamento de Pedro Fernández de Villaamil. 1699.
  • Titulo de Baltasar José Villaamil y Logares de Bachiller en Sagrado Derecho Pontificio. 1693.
  • Libro de Memoria y Quenta de Arias Fernández de Villaamil y Villar y sus descendientes. 1699-c.1870.
  • Habilitación vaticana a Bernabé Antonio Villaamil y Logares para obtener el nombramiento de Notario Apostólico. 1702.
  • Testamento de Josefa María Logares Baamonde y Uría. 1712.
  • Libro de Fábrica de la parroquia de San Andrés de Serantes. I, 172x-1736.
  • Testamento de Arias Fernández de Villaamil y Villar. 1718.
  • Manuscrito de historia castropolense de Francisco Antonio Villaamil y Logares. 171x-1731 (Trascripción parcial de Antonio López Cotarelo, c. 1950).
  • Testamento de Francisco Antonio Villaamil y Logares. 1730-1732.
  • Memorial de los Vienes Rahices que tiene la casa de Serantes sita en el lugar de las Nogueiras. 1731-1749.
  • Catálogo de documentos de la casa de Villaamil y Saavedra. c 1790.
  • Partijas de la herencia de Baltasar José Villaamil y Logares. 1796.
  • Libro de Caja de D. Baltasar Villaamil y Logares. 1812.
  • Expediente de partijas entre Dn. Lino Villaamil, su tío Dn. José ... 1841-1846.
  • Libro de las Rentas que percive esta casa de Las Nogueiras. 1854.
  • Titulaciones académicas y nombramientos oficiales de Lino Villaamil Sanjurjo y de José, Jesús y Lino Villaamil y Lastra. 1845-1890.
  • Hoja de servicios de Lino Villaamil y Lastra. 1877-1890.
  • Documentos sobre las herencias recibidas y dejadas por Jesús Villaamil y Lastra, Juana Cancio Menéndez de Luarca y Máximo Cancio Menéndez de Luarca. 1890-1957.
  • Cuadernos resumen de cuentas de Juana Cancio Menéndez de Luarca. 1890-1937.
  • Cartas de Pepín Villaamil Cancio a sus padres. 1908-1909.
  • Hoja de servicios de Lino Villaamil Cancio. 1912-1919.
  • Cartas de Lino Villaamil Cancio a su madre y a su hermana Luisa. 1918-1919.
  • Cartas a Juana y Máximo Cancio sobre la muerte de Lino Villaamil Cancio. 1919.
  • Manifiesto con que los Diputados provinciales destituidos rinden sus cuentas y gestiones a los asturianos. 1924.
  • Cartas a Juana Cancio sobre localización de los restos de Lino Villaamil Cancio. 1926.
  • Genealogías de los Villaamil y los Logares, por Nicandro de Cancio y García-Armero. 19xx (a partir de un manuscrito de Francisco Antonio Villaamil y Logares, 171x).

Como se observa:

  • En esta lista hay tanto documentos procedentes del archivo del Palacio de Las Nogueiras, como documentos de otras procedencias y autores. La inmensa mayoría de ellos, de Serantes.
  • En su conjunto abarcan un periodo de tiempo de unos 800 años aproximadamente.
  • Todos estos documentos, sin ninguna excepción, están todos escritos en español.

En estos 800 años no aparece ni un solo documento escrito en gallego local. Ni tampoco en gallego canónico.

Por tanto, el uso del gallego (tanto de la variante local, como del gallego canónico) en los documentos escritos ha sido nulo a lo largo de la historia.

Sin embargo, los numerosos topónimos locales que se citan en el «Libro de Memoria Quenta» (1699- c.1870 ) del Palacio de Las Noguieras, aparecen todos escritos en su versión original en gallego, sin ningún intento de castellanizarlos. Con la casi única excepción del lugar de Vilanova, que sistemáticamente aparece como Villanueva. Además existen algunas palabras que, sin ser topónimos, expresan realidades muy específicas del entorno comarcal. Y en ese caso también se solía respetar el término en gallego autóctono, incluso llevándola hacia su versión en gallego canónico. El caso más frecuente de esto último es el de cortía, que a veces aparece como cortiña. Mientras que la excepción es eiro, que siempre aparece en español como heredad. Dado que todo ello sucede de manera sistemática a lo largo de tres siglos, no cabe atribuirlo a decisiones individuales, sino a una regla seguida conscientemente.

Esta situación no era exclusiva del Palacio de Las Nogueiras, ni de Serantes. Sino algo absolutamente generealizado a toda la comarca entre el Eo y el Navia. De hecho, los primeros textos escritos en la variante del gallego local no aparecen hasta ya entrado el s. XX en el periódicos Castropol  (1905-1924), y posteriormente en el El Aldeano (1929-1933).

A continuación se muestran algunos fragmentos de textos escritos en la variante local del gallego publicados en el periodico Castropol entre 1905 y 1919:



Fragmentos del artículo «CREPUSCULO» de Victoriano García de Paredes publicado en el nº 16 del Castropol el 20 de diciembre de 1905 (páginas 3 y4).


Publicado en el nº 120 del Castropol el 10 de noviembre de 1908 (página 7).


Fragmento del artículo «TAPIA. Piropos trapiegos» firmado por Pepe de Mingo (pseudónimo de Conrado Villar) publicado en el nº 128 del Castropol el 20 de enero de 1909 (página 6).


Fragmento del artículo «Sueño de una noche de Reyes (Poema del Eo)» de Pedro García Arias publicado en el nº 529 del Castropol el 20 de diciembre de 1919 (páginas 2 y 3).



A la vista de los textos anteriores, resulta evidente que la lengua y su ortografía corresponden a la lengua gallega. En concreto se puede destacar:

  • Se utiliza la letra ll: «abrielle», «nun lle petrara», «escolla», «millor», «milla», etc
  • Para los masculinos se utilizan las terminaciones en -o y -os:  «elogio», «durmindo», «apagado», «comadreando», «voto», «Oviedo», «todo», «pinos», «meto», «novos», «vellos», «periódico», «político», «casado», «todos», «veño», «bolo» «bueno», «medo», «relámpago», «castaño», «veño», «vento», «rayo», «eo», «conto», «aveiro», «pobretiño», etc.
  • En todos los casos se trata de textos escritos en español, en los cuales se utiliza el gallego local únicamente para transcribir conversaciones orales en su literalidad. Por tanto, en estos primeros textos en gallego local se pone de manifiesto nuevamente un uso exclusivamente oral de dicha lengua.

La ortografía de los textos anteriores es totalmente concordante con la de los topónimos locales que aparecen en el «Libro de Memoria Quenta» del Palacio de Las Noguieras.


El uso oral de las lenguas

Nuestro conocimiento, directo e indirecto, sobre la lengua en la que hablaban nuestros antepasados de Las Nogueiras no alcanza más atrás del final del s. XIX y principios del XX. En aquel entonces sólo se hablaba español en la familia, aunque eran plenamente capaces de hablar gallego sin ningún problema. Y de hecho lo hacían siempre que lo consideraban adecuado.

Queda la incógnita irresoluble de en qué hablarían en la vida familiar antes del s. XIX. Sólo podemos imaginar que se iría produciendo un paulatino deslizamiento desde el gallego al español.

El español debió de introducirse esencialmente a través de la alfabetización y la administración pública. Por lo que parece indudable que los de Las Nogueiras usarían el español en los estudios, en las actividades profesionales y en sus cargos municipales. Mientras que en su relación cotidiana con los habitantes de la zona necesariamente hablarían en gallego. Es posible que ello produjera una divergencia entre hombres y mujeres, ya que éstas generalmente no estaban expuestas a esas situaciones.


El eonaviego: manipulación asturianista de la lengua gallega entre el Eo y el Navia

Siguiendo criterios científicos objetivos y elementales, el ámbito de actuación de cualquier academia científica viene establecido por la materia que es objeto de estudio, y no por ningún límite administrativo.

Así, el estudio de una misma lengua y de todas sus variantes debe corresponder a una misma y única academia de la lengua, independientemente de a qué comunidad autónoma pertenezcan los territorios en los que esta lengua se habla.

De modo que el único organismo al que debe corresponder el estudio del gallego y de todas sus variantes es la Real Academia Galega. Sin embargo, la Academia de la Llíngua Asturiana mantiene una Secretaría Llingüística del Eo-Navia que ha realizado una normalización de la variante del gallego que se habla entre el río Eo y el Navia, de forma sesgada, arbitraria y muy discutible. A la cual ha denominado eonaviego y gallego-asturiano, términos inventados recientemente sin ningún rigor histórico ni lingüístico para tratar de hacer creer que existe una relación lingüistica con el bable o asturiano.

La Academia de la Llíngua Asturiana publicó en 2003 el documento «Toponimia 101. Conceyu de Tapia. Parroquia de Serantes» que, según consta en el propio documento, fue financiado por el Principado de Asturias con dinero público. Se trata de un listado de los topónimos de la parroquia de Serantes con una breve descripción de los mismos.

El documento está redactado en eonaviego normalizado por la Academia de Llíngua Asturiana. El mismo título del documento presenta una asturianización forzada del término gallego Concello, que es la forma utilizada en la variante del gallego local, haciéndolo terminar en -u como el bable.

Todos los topónimos de Serantes lo son en lengua gallega. Sin embargo, los autores los han alterado deliberadamente para asturianizarlos sin ningún pudor, llegando al extremo de escribir el topónimo Villamil (escrito siempre con ll desde el año 1086) como Viyamil.

 

Lugar o barrio de Villamil en Serantes. Al fondo el edificio del asilo levantado por el Principado de Asturias sobre la parcela de la antigua casa solariega del siglo XII..

Se transcribe a continuación la lamentable descripción (en todos los sentidos, incluyendo la total incorrección de toda la información histórica) que se hace de la casa solariega de Villaamil y de la fortaleza de Orbelle, escrito todo en eonaviego :

Para empezar nadie de Serantes ni de Tapia diría nunca «que yera´l palacio de los Villamil», sino «que foi o palacio dos Villaamil». Tampoco «nes escritures», sino «nas escrituras». Este texto no corresponde en modo alguno con la lengua que se habla en Serantes y en Tapia de Casariego. También resulta revelador compararlo con los textos mostrados anteriormente del periódico Castropol escritos entre 1905 y 1919.

El eonaviego de este texto es una burda manipulación de la lengua original que se hablaba entre el Eo y el Navia, contaminándola deliveradamente con bable. La Academia de la Llíngua Asturiana se ha inventado las reglas ortográficas del eonaviego deliveradamente sin ningún pudor, en contra de todos los textos históricos. Por ejemplo en el uso de la y en todos los casos en lugar de la ll, o el uso de terminaciones en -u.

Esto es sólo un mero ejemplo que ilustra la manipulación y los intentos sistemáticos de colonialismo nacionalista asturiano por parte de la Academia de la Llíngua Asturiana y del Principado de Asturias en el territorio entre el Eo y el Navia. Así como la insolvencia científica y el desconocimiento de la historia y la realidad lingüistica y social del occidente de Asturias por parte de ambos organismos.

 

El bable o asturiano

El vocabulario propio del bable original era súmamente reducido y totalmente restringido a la vida agrícola y ganadera en el medio rural. En los textos administrativos, jurídicos, filosóficos, científicos y técnicos —y en general cualquiera que trate sobre cuestiones de la vida moderna— las fuertes limitaciones del bable son especialmente patentes. Por ello, casi todo el vocabulario del bable que ha normalizado la Academia de la Llíngua Asturiana son palabras cogidas del español, mal pronunciadas, con leves y forzadas modificaciones ortográficas (como el uso la y o la x), y de los sufijos o terminaciones.

A continuación se muestra como ejemplo un texto escrito en bable por el Conseyu de Gobiernu del Principáu d'Asturies:

El Gobierno del Principado de Asturias se dedica a publicar los acuerdos de su Consejo de Gobierno en bable, que no es una lengua oficial ni cooficial.

Leyendo el texto anterior en bable se aprecia inmediatamente su fuerte dependencia del vocabulario y la gramática españolas.

Atendiendo a criterios geográficos, por el reducidísimo tamaño y el asislamiento del territorio en el que está confinado —y en el que sí tiene, o tenía, implatación— el bable constituye un endemismo relíctico cuyo centro de origen lingüistico es la lengua española de la que procede por una evolución leve y localista. Y desde el punto de vista social, por su reducidísimo número de hablantes constituye un dialecto absolutamente marginal.

En definitiva, el bable no se puede considerar una lengua o idioma desde ningún punto de vista. Es una variente, un dialecto o un modismo del español.

 

Las políticas lingüisticas en las zonas de habla gallega de Asturias y Castilla y León

El Principado de Asturias ha introducido en los colegios del territorio comprendido entre el Eo y el Navia el eonaviego contaminado de bable normalizado por la Academia de la Llíngua Asturiana. Después de haber tratado previamente de introducir directamente el bable, en otro intento anterior de colonialismo asturianista. De este modo, entre la Xunta de Galicia (que ha impuesto su gallego normalizado como lengua cooficial) y el Principado de Asturias (que ha introducido en los colegios su eonaviego asturianizado) exterminaron la variabilidad y riqueza geográfica que tenía la lengua gallega hasta entonces, en un auténtico atentado cultural irreparable. Y además crearon e impusieron en el Eo una nueva frontera lingüística que nunca había existido.

Fuera de Galicia también se hablan otras variantes del gallego en parte de El Bierzo (provincia de León) y en algunos pueblos sanabreses (provincia de Zamora). La Oficina de Política Lingüística de la Xunta de Galicia tutela el gallego que se enseña en los colegios de estos territorios de Castilla y León. De este modo, la Xunta de Galicia excede el ámbito territorial en el que es competente, y se entromete en un territorio que adminstrativamente no le corresponde. Los ciudadanos de Castilla y León no tienen derecho a voto en las elecciones autonómicas gallegas, por lo que esta injerencia de la Xunta de Galicia en su territorio constituye un claro ejercicio de colonialismo institucional y les convierte en ciudadanos de segunda respecto a los gallegos. Por ello, este otro modelo de gestión tampoco es en modo alguno aceptable.

 

La Real Academia Galega y la Academia de la Llíngua Asturiana

Todas las acedemias lingüisticas deberían tener como único cometido el estudio riguroso, científico y objetivo de la lengua correspondiente y de todas sus diferentes variantes geográficas en todo el territorio en que esta se habla, con independencia tanto de los límites administrativos de las comunidades autónomas como de su poder y de toda actividad, militancia o ideología política.

Por tanto, la única academia lingüística competente para estudiar la variante del gallego que se habla entre los ríos Eo y Navia y todas sus variaciones geográficas es la Real Academia Galega.

Sin embargo, el mismo nombre de la Real Academia Galega hace referencia a la comunidad autónoma de Galicia y no al idioma gallego.

O peor aún, el nombre sí podría tener en cuenta a los territorios de Asturias y de Castilla y León en los que se hablan variantes del gallego, y referirse a la hipotética Galicia soñada por el nacionalismo gallego que sí incluye estos territorios. De este modo, la Real Academia Galega se excede de sus funciones y se contamina de la ideología y el activismo político del nacionalismo gallego.

Por su parte la Academia de la Llíngua Asturiana no debería existir en la medida en que el bable o asturiano no es un idioma, sino una variante del español cuyo estudio corresponde en todo caso a los dialectólogos de la Real Academia Española de la Lengua.


El coste ecónomico y el coste de oportunidad

El Principado de Asturias se gasta dinero público en financiar a la Academia de la Llíngua Asturiana, en introducir el bable y el eonaviego manipulado con bable en el sistema educativo, y en poner toda su página web institucional en bable.

Mientras tanto, los habitantes del territorio situado entre el Eo y el Navia sufren desatención en servicios públicos básicos. En los últimos años se ha venido denunciando una fuerte reducción en prestaciones médicas esenciales en el hospital comarcal de Jarrio (Navia). Además de la sanidad, son muchos los problemas de Asturias que el Principado mantiene desatendidos mientras destina importantes recursos económicos al bable y el eonaviego.

 
 

Todos los derechos reservados. All rights reserved.