Antonio López Cotarelo

Abres (Asturias), 6 de mayo de 1896 — Madrid, 10 de junio de 1965


 
 
 

Nació el 6 de mayo de 1896 en Abres (actual concejo de Vegadeo, Asturias). Hijo de José Antonio López Cancelos y Filomena Cotarelo Cotarelo, residentes entonces en la vecina localidad de Taramundi, donde estaban enraizadas las familias de ambos. Tuvo seis hermanos: María, Carmina, Isabel, José Benito, Germán y Alfonso. Los dos últimos fallecidos a los pocos meses de vida.

Tanto en Taramundi como en toda la comarca del Eo siempre fue conocido con el apellido paterno Cancelos.

Pasó sus primeros años de infancia en Taramundi, de donde era originaria su familia y donde su padre ejercía la medicina, hasta 1900 en que la familia se muda a Castropol, y más tarde a Vegadeo en 1904 y a Ribadeo en 1909 siguiendo los traslados de su padre para ejercer la medicina.

Antonio López Cotarelo estudió el bachillerato como alumno libre en Vegadeo y Ribadeo, examinándose en el instituto de enseñanza media de Oviedo. En 1911 comienza sus estudios de medicina en la Universidad de Santiago de Compostela, licenciándose en 1917 a los 21 años con la calificación de sobresaliente.

Realizó el servicio militar obligatorio en el regimiento Saboya nº 6 de guarnición en Madrid. A continuación amplió sus estudios de medicina especilizándose en Tocología y Ginecología en la maternidad de Santa Cristina de Madrid.

En septiembre de 1919 ingresa por oposición en el cuerpo de Sanidad Militar del Ejército de Tierra. Es nombrado médico alumno de la Academia de Sanidad Militar el 3 de octubre de 1919. Es ascendido el 21 de enero de 1920 a teniente médico de la Escala Activa del Cuerpo de Sanidad Militar.

Su primer destino fue la Compañía Mixta de Sanidad Militar en Larache (protectorado español de Marruecos). A prinicipios de 1923 asciende a capitán médico. El 23 de marzo de ese año, siendo ya capitán, se le otorga el mando del hospital de Larache, y el 7 de abril de 1925 se le nombra mayor de la Comandancia de Sanidad Militar de Larache. Más tarde se le destina al batallón Wad-Ras, en el que participa como médico militar en las operaciones militares de la guerra del Rif. Estos destinos, en un entorno difícil y hostil, con la vida y la dignidad de muchos soldados de reemplazo dependiendo de sus decisiones, pusieron a prueba sus dotes de organización y mando, y él siempre se enorgulleció de su actuación en aquellas circunstancias

 

Estando destinado en Marruecos, contactó con él Juana Cancio Menéndez de Luarca, viuda de Jesús Villaamil y Lastra, quien le pidió ayuda para localizar los restos mortales de su hijo Lino, teniente de infantería fallacido en 1919 en la guerra del Rif. No logró encontrar el cadáver, aunque gracias a sus gestiones llegó a la conclusión de que había fallecido por enfermedad estando su unidad en movimiento cerca de Melusa, por lo que probablemente habría sido enterrado sobre la marcha en una fosa común.

En 1926 es destinado al regimiento de Ingenieros nº 6 de guarnición en Oviedo. El 23 de octubre de 1926 el Consejo Supremo de Guerra y Marina examinó su expediente de recompensa por méritos de guerra. El 30 de noviembre del mismo año se le concede la Cruz del Mérito Militar de 1ª clase con distintivo rojo.

En julio de 1930 se casó en Castropol con María Antonia Villaamil Cancio (1902-1969) en la capilla de Santa María del Campo (del palacio de Las Cuatro Torres, y situada en al actual parque de Vicente Loriente). Se dio la circunstancia de que en 1902 su padre, José Antonio López Cancelos, como médico de Castropol había atendido el nacimiento de María Antonia.

Entre 1931 y 1936, es destinado al regimiento de Infantería nº 2 del cuartel de Milán, también en Oviedo. En la Revolución Asturiana de octubre de 1934 estuvo con las tropas que defendían el cuartel de Santa Clara.

Al comienzo de la Guerra Civil, permanece a las órdenes del coronel Aranda en Oviedo, en el asedio a que fue sometida la ciudad por las tropas republicanas hasta el levantamiento del sitio de la ciudad por el ejército de Galicia.

Tanto durante la revolución de octubre de 1934 como en los primeros meses de la Guerra Civil organizó y realizó la asistencia sanitaria tanto a los combatientes que defendían la ciudad como a la población civil, dando muestra de su capacidad profesional y talla humana.

Liberada la ciudad de Oviedo en octubre de 1936, es destinado como Jefe de Sanidad de las tropas que operaban en Asturias. En diciembre del mismo año ascendió a comandante Y a finales de 1937 es nombrado Jefe de Sanidad de la 82 División del Cuerpo de Ejército de Galicia, continuando a las órdenes del ya general Aranda. Interviene con su división primero en los frentes de Guadalajara y Teruel y luego en los del Ebro y Cataluña.

 

En abril de 1938, el Cuartel General del Cuerpo del Ejército en Galicia edita un volumen titulado «Cuestiones médico-quirúrgicas de guerra», en el que López Cotarelo es autor del capítulo «Organización de los servicios sanitarios militares de vanguardia» que muy posteriormente ha sido citado en tesis doctorales y publicaciones sobre la sanidad militar en la Guerra Civil española. Campo en el que contaba con una larga experiencia adquirida en la guerra del Rif en Marruecos y en la propia Guerra Civil.

Entre 1947 y 1953 es director del Hospital Militar de Oviedo, y a partir de este último año del de La Coruña. En 1947 asciende a teniente coronel. Y en 1953 a coronel.

Al implantarse el Seguro Obligatorio de Enfermedad (actual Seguridad Social) es nombrado inspector médico de zona de la provincia de Oviedo. Posteriormente es nombrado director del ambulatorio del Seguro Obligatorio de Enfermedad en La Coruña.

En 1955 es nombrado director del Parque Central de Sanidad Militar en Madrid, donde por otra parte ocupa la dirección del ambulatorio de los Hermanos Miralles de la Seguridad Social.

El 7 de marzo de 1958 es promovido al cargo de inspector médico de segunda clase, equivalente a general de brigada.

En agosto de 1958 se le entrega el título de Colegiado de Honor del Colegio de Médicos de Asturias, que crea una beca de estudios médicos con su nombre para posibilitar el acceso universitario a un huérfano de médico. El 17 de julio de 1961 se le concede la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar con distintivo blanco.

Retrato de Antonio López Cotarelo en la sede del Colegio de Médicos de Asturias.

En 1962 funda la Escuela de Aplicación de Sanidad Militar, de la que es su primer director. El 28 de abril de 1962 es ascendido a inspector médico de primera clase, equivalente a general de división, y es nombrado jefe de los Servicios de Sanidad Militar del Ejército. Fue también representante de España en el Comité Internacional de Medicina y Farmacia Militar.

En 1964 el coronel médico Miguel Parrilla Hermida publicó un libro titulado «El hospital militar español de Malinas en los siglos XVI y XVII» sobre dicho hospital militar español en Flandes, con un prólogo de Antonio López Cotarelo.

El 6 de mayo de 1964 pasa a la reserva al cumplir la edad reglamentaria.

 

A lo largo de su carrera militar fue condecorado con:

  • La Cruz Laureada Colectiva de San Fernando.
  • La Medalla Militar Colectiva.
  • Dos Cruces de Guerra.
  • Cinco Cruces del Mérito Militar con distintivo rojo.
  • Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar con distintivo blanco.
  • Cruz, Placa y Gran Cruz de la Real Militar Orden de San Hermenegildo.

Además recibió:

  • La Medalla de Oviedo.
  • La Cruz del Mérito de la Orden del Águila alemana.
  • La Medalla de la campaña de Marruecos.
  • La Medalla de la Paz de Marruecos.
  • La Medalla de la Campaña de Liberación Nacional.

El 10 de junio de 1965 falleció a consecuencia de una hepatitis, contraída probablemente en su época de servicio en el protectorado español de Marruecos.

Tuvo seis hijos: Antonio, Juana, Jesús, José Benito, Luis y Lino; nacidos entre 1931 y 1946.


Antonio López Cotarelo, Jefe de Sanidad del Ejército, acompañando a la princesa Sofía en una visita al hospital Gómez Ulla en 1962 o 63.

 
 
 

Todos los derechos reservados. All rights reserved.