PRO PATRIBUS



Lápida existente en la fachada exterior de la capilla del Palacio de las Nogueiras.

Esta lápida de piedra situada en la fachada del Palacio de las Nogueiras data de 1725, y hace referencia a los antepasados del tronco principal de la familia Villaamil. Está redactada en una curiosa mezcla de latín y castellano, y firmada por Bernabé Fernández de Villaamil y sus cinco hermanos (Baltasar, Francisco Antonio, Mariana, Marcos y José), que eran los dueños del Palacio en aquel momento. Los seis hermanos firman con el apellido de su padre Fernández de Villaamil, en lugar de Villaamil y Logares que utilizaron Baltasar (heredero del palacio) y Francisco Antonio a lo largo de su vida.

El Palacio de las Nogueiras había sido incautado unos años antes por la Santa Cruzada (institución eclesiástica dedicada a gestionar los ingresos cedidos por la Santa Sede a la corona española para su utilización en la defensa de la fe católica) por denuncia del párroco de Serantes, Domingo Pérez de la Yglesia, que actuaba como juez de la Santa Cruzada en el partido de Castropol. El origen formal de ello fue la aparición de una barrica de aguardiente flotando en el mar en aguas de Tapia, hallazgo del cual Arias Fernández de Villaamil (padre de los seis firmantes) se limitó a dar fe, ya que era escribano, y a hacer entrega de ella al Concejo de Castropol. La Santa Cruzada esgrimió sus derechos de propiedad sobre todos los bienes procedentes de naufragios que aparecieran en la costa, envió a Arias a prisión y se incautó de todos sus bienes. Finalmente, tras varios años de litigio y ya fallecido Arias, sus hijos pudieron recuperar sus propiedades.

Parece ser que el motivo real de la denuncia y la brutal actuación de la Santa Cruzada fue una venganza contra Arias Fernández de Villaamil y sus hijos, porque habían actuado como abogados en varios juicios representando a terceros contra diferentes instituciones religiosas.

La lápida era, pues, un público manifiesto reivindicativo y ensalzatorio de la familia. El texto aparece encabezdo por una dedicatoria formal a los antepasados ("PRO PATRIBUS"), y exhibe la ascendencia de Arias (el primer citado en la lista de nombres con que se inicia la inscripción) entroncando con los gloriosos Villaamil medievales de la casa solariega hasta el primer Bartolomé Yáñez de Villaamil (señor de dicha casa en el siglo XII) y culminando en su abuelo Álvaro Velaz (hermano del conde Rodericus Velaz, tenente del Honor de Suarón en el siglo XI) y en su hermano Fernando Yáñez (importante noble de la corte de Alfonso VII que participó en la guerra de La Limia contra Afonso Henriques de Portugal y en la conquista de Almería, y fue tenente de La Limia, Tuy, Toroño, Maqueda, Talavera y Montoro).


Transcripción del texto de la lápida.

El 9 de junio de 1689, Arias Fernández de Villaamil, actuando en calidad de escribano, testimonió una copia del privilegio de inmunidad otorgado en 1140 por Alfonso VII al primer Bartolomé Yáñez de Villaamil. Este hecho pone de relevancia, no sólo la existencia de relaciones personales entre los Villaamil de la casa solariega y los de Las Nogueiras a finales del s. XVII, sino que además estos últimos tuvieron acceso al archivo documental de la casa solariega. O cuanto menos, Arias Fernández de Villaamil lo tuvo.

Por tanto, cuando los hijos de Arias Fernández de Villaamil (Bernabé, Baltasar, Francisco Antonio, Mariana, Marcos y José) redactaron el texto de la lápida, lo hicieron en base a información documental que al menos su padre había conocido de primera mano.

 
 

Todos los derechos reservados. All rights reserved.